Pepe Viyuela: «Una de las artes que más se echan de menos en el ser humano es la de saber callar»

Pepe Viyuela actúa este fin de semana en Gijón./CONCHA BARRIGÓS / EFE
Pepe Viyuela actúa este fin de semana en Gijón. / CONCHA BARRIGÓS / EFE

El actor estará el viernes y el sábado en la Laboral en el Festival Rincones y Recovecos con la 'Encerrona' de su payaso

M. F. ANTUÑA

Es uno de esos rostros conocidos, queridos, que inmediatamente invitan al gesto amable, a la sonrisa. Pepe Viyuela (Logroño, 1963) es actor y escritor y es, por encima de todo, payaso. Como 'clown' llega el viernes y el sábado (21 horas) a Gijón con 'Encerrona' en Rincones y Recovecos, un festival que recoge un sinfín de propuestas escénicas para todos los públicos y espacios dispares en Laboral Ciudad de la Cultura.

-Hace tele, teatro, escribe poesía, da clases... ¿Cómo puede con tantas cosas a la vez y no estar loco?

-Es que a lo mejor sí estoy loco. Me gusta mucho lo que hago y tiene tantas ramas que no me acabo de decidir, porque además son incluyentes. Aprendo de todo, todo me apetece.

«Una de las artes que más se echan de menos en el ser humano es la de saber callar»

-Pero siempre vuelve al 'clown'.

-Porque es donde está el origen, porque me divierte, me hace ser más libre. El resto de personajes son roles inventados por otros. Este es como un hijo, un amigo, un compañero. Cada vez que salgo a escena rejuvenezco, me hace feliz ver a la gente reír con las cosas que hace, me gusta hablar de él en tercera persona, tiene una identidad más allá de uno mismo, tiene rincones, escondrijos... No ha dejado de sorprenderme en treinta años que llevamos juntos. En una ocasión lo dejé y le echaba de menos y ahora sé que si tengo que ir dejando cosas él será lo último.

-¿En los tiempos es mejor hacer humor sin abrir la boca?

-El humor no es nocivo ni hace daño: es lucidez y capacidad de enfrentamiento a la injusticia y tiene una profundidad que te permite ser muy ácido sin abrir la boca o ser cáustico sin meterte con nadie, yendo a la esencia de los seres humanos, porque está muy bien para reírse de uno mismo, de la fatuidad, la soberbia, la vanidad... No hace falta abrir la boca para ser crítico.

-Lo decía por las cortapisas de hoy en día.

-La censura está a la orden del día. Y lo que es peor: la autocensura. Se ha llegado a inocular en el humorista la sensación de miedo y peligro. Ahora, nos lo pensamos dos veces antes de hacer una crítica humorística.

-¿Quizá todos en general hablamos más de la cuenta?

-Una de las artes que más se echan de menos en el ser humano es la de saber callar, hay mucho bocazas. Abundan la contaminación verbal, la verborrea, la palabra innecesaria, la gente que no tiene gracia.

-Ya que viene a Rincones y Recovecos, díganos cuál es su rincón.

-Cualquier teatro. Los teatros son lugares a proteger, son templos para el encuentro que nos vienen acompañando desde que somos seres humanos. Necesitamos reunirnos para escuchar historias, reír juntos, llorar juntos, mirar hacia adelante... En el teatro se comparten vida y emociones y por eso no ha muerto. Es un reducto de libertad.

-Usted que ha ido en listas de Podemos, ¿qué haría si fuera ministro de Cultura?

-No tengo ni madera ni vocación para ejercer un liderazgo de ese tipo, pero, en lo que respecta al teatro y al arte en general, se impone una ley de mecenazgo que lleva años de retraso. Esa es una grandísima asignatura pendiente. También son necesarias grandes tareas de promoción de la lectura, del debate, el pensamiento libre en los jóvenes para formar personas con criterio.

-¿Por qué implicarse en política?

-Es imposible no hacerlo. Incluso no ejercer el voto es político. La política tiene que ver con mi vida, con lo que me interesa, me motiva. Tengo obligación de participar.

-Usted que ha hecho tanta tele, ¿cómo la ve hoy?

-Tenemos muchísimo talento, muy buenos guionistas, directores, actores; el potencial es enorme. Hay que quitarse complejos: somos muy buenos haciendo ficción.

-¿Qué será lo próximo en lo que le veamos?

-Acabo de empezar a ensayar 'Esperando a Godot', que estrenaremos en Avilés el 8 noviembre.