Peregrinos de las buenas letras

Cuarenta y cinco personas, la mayoría mujeres, de los clubes de lectura de Cartagena viajarán a Oviedo para participar en el encuentro con Siri Hustvedt. / J. M. RODRIGUEZ
Cuarenta y cinco personas, la mayoría mujeres, de los clubes de lectura de Cartagena viajarán a Oviedo para participar en el encuentro con Siri Hustvedt. / J. M. RODRIGUEZ

Doce horas de bus harán 45 miembros de los clubes de lectura de Cartagena para ver a Siri Hustvedt en Oviedo. No son los únicos que viajan por amor a la literatura

M. F. ANTUÑA

Goyo Larana, bibliotecario de Leioa, en Vizcaya, lo resume con contundencia: «Esto es la Champions League de los clubes de lectura». Se refiere al encuentro que cada año se celebra en Oviedo desde el año 2013 entre los lectores y el ganador correspondiente del Premio Princesa de las Letras. Aquel año, con Antonio Muñoz Molina recogiendo la escultura de Miró en el Campoamor, se inauguró la cita con las agrupaciones de lectores. Y, desde entonces, unos 1.300 cada año, alrededor de un 80% de ellos mujeres, escuchan en vivo y directo al autor que han leído y analizado a fondo durante los meses previos. Proceden de más de 115 clubes de lectura, vinculados mayoritariamente a bibliotecas públicas municipales, procedentes de 27 concejos del Principado y de seis comunidades autónomas españolas.

«Este es el quinto año consecutivo que participamos», relata Goyo Larana, que explica cómo se lanzó la idea a través de alguien que conocía a alguien en Asturias, él recogió el guante y se puso a coordinar la faena para recorrer la autovía del Cantábrico. «La respuesta fue positiva y este año iremos a Oviedo lectores de las bibliotecas de Rentería, San Sebastián, de donde viene un club en inglés que ha leído a la autora en su lengua original, de Ermua y Iurreta. Somos 28 personas. Vamos y venimos. Es lo peor de la actividad, que el recorrido parte de la frontera de Francia, en Rentería, el viaje es bastante largo y el regreso acaba siendo a las dos y media de la madrugada». Pero el esfuerzo merece la pena por una razón: «La satisfacción de escuchar de primera mano a escritores y escritoras».

Para la edición de este año está previsto que pernocten en Asturias unas 170 personas procedentes de las provincias de Murcia, Toledo, Cuenca y Valladolid. Entre ellos, los lectores de Cartagena, que se estrenan en Oviedo. «Tenemos 26 clubes de lectura, pero al encuentro vamos 45 personas de nueve clubes. Es la primera vez y la gente está muy emocionada», explica Mari Carmen Soto Rodríguez, coordinadora de los clubes de la ciudad murciana, que conoció la iniciativa de la Fundación Princesa de Asturias en unas jornadas de bibliotecas públicas en las que las chicas de Cantabria les contaron su buena experiencia en el Principado. Se pusieron en contacto con las bibliotecas asturianas y se unieron al grupo. «Vamos en autobús. Son doce horas», relata. Hay que organizar el desplazamiento y el operativo para dormir en Asturias, pero, sobre todo y antes de todo, hay que leer a Siri Hustvedt. Los participantes, o más bien las participantes, han leído tres ensayos de la escritora estadounidense. «Hemos tenido que adquirir ejemplares y estamos desde julio con gente que los va trayendo y llevando», revela la coordinadora, que asegura que la reunión para debatir sobre el contenido de su obra se hará en el autobús. Hay tiempo más que de sobra.

Esas mujeres lectoras que también, y tan bien, han preparado sus preguntas para la ganadora del Princesa de las Letras tienen una edad media por encima de los 50 años y ya se han hecho una primera impresión: «El comentario general es que es muy densa, pero escribe muy bien. Está gustando mucho a la gente. Muchas se apuntaron sin saber quién era y la están descubriendo», concluye. En Asturias estarán dos días y confían en participar en alguna actividad más.

También pernoctan en Asturias y se estrenan en el encuentro las 27 personas de los dos clubes de lectura del pueblo vallisoletano de Campaspero. Con 1.100 habitantes, tiene una biblioteca muy activa que estos días está decorada con imágenes y libros de la flamante Princesa de las Letras. El club Lee lleva cinco años funcionando y el otro, que agrupa a personas mayores de 70 años, de nombre Vida activa, cuatro. «Todo mujeres. Ha habido intentonas de hombres, pero somos todo mujeres», anota Covadonga García Gómez, la bibliotecaria con 37 años de experiencia en el cargo, que gusta de hacer todo tipo de actividades y que, en cuanto supo de la posibilidad de viajar a Oviedo, se apuntó. Conoció la iniciativa en el congreso de bibliotecas de Logroño y cuando recibió la invitación de la Fundación Princesa dijo sí sin pensárselo. «Están locas de contentass. Desde el mes de agosto llevamos trabajando en ella. Teníamos algunos libros y hemos adquirido otros. También las lectoras han comprado algunos, así que vamos haciendo ronda, pasándonoslos unas a las otras para ir leyendo». Y se reúnen y charlan y han preparado sus preguntas para Siri.

Desde la vecina Cantabria van y vuelven el martes día 15 rumbo al palacio de congresos de Calatrava nada menos que 150 personas. Y ellas, además, son veteranas. «Este ya es el sexto año», explica María Díez Carrilles, coordinadora del grupo y responsable de la biblioteca de Sarón en Santa María de Cayón. Son doce clubes de lectura los que componen la expedición, procedentes de Camargo, Sarón, Mazcuerras, San Román, Bezana, Comillas, Polanco, Val de San Vicente, Cabezón de la Sal, Astillero y Santander. Tres autobuses se llenan con el propósito de escuchar todo lo que tiene que decir Siri Hustvedt. Cada grupo prepara a su manera las lecturas y los debates sobre la ganadora. Las dinámicas son distintas, pero el objetivo es el mismo: conocer la obra de la premiada. «Es una ocasión excepcional para tener un encuentro con un autor de fama internacional. Es una oportunidad única», explica María Díez, quien no niega que para muchos Siri ha sido un auténtico descubrimiento. Aquí, como en todos los clubes, la media de edad es alta y las mujeres, abrumadora mayoría. «Es un viaje cansado. Sobre todo, porque volvemos muy tarde, pero merece la pena», concluye la bibliotecaria cántabra.

Claro que la mayoría de los participantes en la cita serán lectores asturianos, como los de los clubes de Santa Marina, El Berrón, Pola de Siero, Lugones y La Fresneda. A todos ellos los coordina en su viaje a través de la literatura de Siri Hustvedt Pablo Álvarez. Él se ha encargado de poner a disposición los libros y programar las reuniones previas: «Se intenta que no todos lean el mismo libro, sino que cada uno vaya escogiendo la obra que más le apetezca y luego se van ilustrando unos a otros a partir de esas lecturas». Se intercambian información y preparan también las preguntas que remitir a la Fundación y que podrán formar parte del encuentro. Son 60 personas las que, desde Siero, acudirán a Oviedo.

El éxito de esta iniciativa ha traspasado fronteras y ha llegado incluso a Bruselas, a la Asamblea General del Centro Europeo de Fundaciones en 2018, como ejemplo de buenas prácticas culturales.