El Prado mueve ficha ante el retraso en la ampliación de Foster y Rubio

M. LORENCIMADRID.

Hasta que no haya Presupuestos no se podrá licitar y ejecutar la ambiciosa ampliación del Museo del Prado en el Salón de Reinos diseñada por Norman Foster y Carlos Rubio. La inestabilidad política y la interinidad del Ejecutivo permiten presumir que no habrá nuevos Presupuestos Generales antes del otoño 2020, lo que retrasaría a 2021, como poco, el inicio de unas obras previstas para 2019. Ante este desalentador calendario el Prado -Premio Princesa de Comunicación y Humanidades de este año- mueve ficha y tira de recursos propios, liberando 1,5 millones de euros para realizar ya obras de cierto calado en el palacete neoclásico que, una vez remodelado, completará el 'campus' del museo. Unas intervenciones que durarán 37 meses y permitirán recuperar las pinturas y decorados originales del antiguo Salón de Reinos. También se renovará y reforzará el forjado de la tercera planta, sobre el que se asentará la nueva sala de exposiciones temporales diseñada por Foster y Rubio, y se desmontará la Sala Árabe. El coste total de la ampliación será de unos 43 millones de euros.