Ni publicidad de bebida en los mupis, ni patrocinios de marcas

Mupi sin publicidad en los Jardines de la Reina. /  J. SIMAL
Mupi sin publicidad en los Jardines de la Reina. / J. SIMAL

El borrador no especifica si la medida afectaría a la sidra, que la ley regional sí permite anunciar en soportes públicos

I. V. GIJÓN.

En el apartado dedicado a la reducción de la oferta, el borrador del nuevo plan municipal de adicciones incluye entre las posibles acciones a seguir la «eliminación del alcohol en el mobiliario urbano para publicidad integrada», los popularmente conocidos como mupis. Se trata de una propuesta que, en su caso, debería ser adoptada por la comisión técnica municipal, órgano del Consejo de Adicciones que reúne a los diferentes servicios municipales para coordinar posibles actuaciones. Sería esta comisión la que desarrollara su contenido, indicando si la eliminación de esa publicidad de los mencionados soportes públicos afectaría a todo tipo de bebidas alcohólicas o si algunas como la sidra quedarían excluidas de la misma.

La ley regional de atención integral en materia de drogas y bebidas alcohólicas prohíbe publicitar «en cualquier tipo de soporte de titularidad pública o ubicado en terrenos de titularidad pública, ya sea digital, audiovisual o físico, como vallas publicitarias, marquesinas, mupis, mobiliario urbano o publicaciones» únicamente las bebidas alcohólicas que superen los veinte grados. Sí añade que en el resto de casos los anuncios deberán situarse «a más de doscientos metros del perímetro de centros educativos de enseñanza Infantil, Primaria y Secundaria o de centros sociales destinados al apoyo a personas con problemas de alcoholismo».

En una línea similar a la de la eliminación de los anuncios en los mupis, el borrador del plan menciona la posibilidad de que el Ayuntamiento y sus entidades dependientes (empresas municipales y organismos autónomos) renuncien al patrocinio de sus actividades por parte de firmas de bebidas alcohólicas. De hecho, en el capítulo dedicado a analizar el contexto en el que se elabora el nuevo documento se indica como «aspecto negativo» que Divertia «permite el patrocinio de marcas alcohólicas a las fiestas locales». La Semana Grande de 2018, por ejemplo, contaba con una 'cerveza oficial', que se publicitaba como tal, entre otros soportes, en el libro editado por el Ayuntamiento para anunciar sus actividades del verano.

Perspectiva de género

El plan incluye un apartado dedicado a advertir de la necesidad de tener en cuenta la perspectiva de género a la hora de actuar frente a los problemas que generan el consumo de drogas, formando en este aspecto ella a los profesionales municipales y de las entidades sociales. Destaca que mientras entre los varones el consumo de drogas o alcohol «es una conducta socialmente aceptada que se asocia a algo divertido», en el caso de las mujeres «se ve como algo poco digno y denigrante, que las hace vulnerables y responsables de sufrir ataques y abusos. Han de soportar una mayor sanción social, que se traduce en mayor estigmatización y un menor apoyo, que refuerza su aislamiento, la ocultación del problema y la dificultad de pedir ayuda».

Indica entre las posibles acciones a desarrollar por el Ayuntamiento «la promoción de campañas de sensibilización y protocolos de actuación contra la violencia machista en contextos festivos y de ocio».