El arte de cubrirse la cabeza

Parte de los sombreros que forman parte de la exposición./MARIO ROJAS
Parte de los sombreros que forman parte de la exposición. / MARIO ROJAS

La sala SabadellHerrero acoge hasta el mes de enero una exposición con 200 sombreros de diseñadores como Balenciaga y Pertegaz y obras con esta prenda como protagonista de autores como Picasso, Úrculo y Tàpies

Miguel Rojo
MIGUEL ROJOGijón

La Sala de Exposiciones del SabadellHerrero en Oviedo inauguró esta mañana la muestra titulada 'Chapeu!, de Casas y Picasso a Balenciaga y Pertegaz', una exposición dedicada a los sombreros y a todo lo que en un momento dado representaron, elevándose como una mirada estética a uno de los objetos más fascinantes de la indumentaria de la primera mitad del siglo XX. Su existencia, eso sí, se remonta a mucho tiempo atrás y, aunque hoy en día nos parecen casi un disfraz, durante siglos fueron un elemento indispensable de la vida social, tanto de las clases acomodadas como de las obreras. Unas 200 piezas, tanto de hombre como de mujer, de diseñadores como Pertegaz, Givenchy, Ives Saint Laurent y Balenciaga pueden verse hasta el próximo mes de enero en la esta exposición organizada por el Banco SabadellHerrero y el Gobierno del Principado en colaboración con la Fundació Palau y la Colección Antonii Montpalau.

A la inauguración acudió la consejera de Cultura, Política Llingüística y Turismo, Berta Piñán, junto al presidente de la Fundación Banco Sabadell, Miquel Molins; el director general de Sabadell Herrero, Pablo Junceda, y el comisario de la muestra, Joseph Casamartina. La exposición propone una mirada al valor estético y simbólico que tienen los sombreros, tanto en el ámbito de la moda como en el mundo del arte, y en la misma se muestran todo tipo de expresiones artísticas alrededor de esta prenda y algunas piezas emblemáticas. En la parte artística, se exhiben obras de artistas como Picasso, Eduardo Úrculo, Tàpies, Joan Brossa, Eduardo Arroyo y el Equipo Crónica, entre otros. También hay sombreros de cine, como los de las películas 'May Fair Lady', de Madamme Paullette, y los de 'Harry Potter', de Phillip Treacy. Una muestra para quitarse el sombrero.