«Tolos músicos folk somos deudores d'Elías», destacan sus compañeros de escenario

Destacan la contribución del artista desaparecido al movimiento de renovación de la música asturiana

P. A. M. E.GIJÓN.

La muerte repentina de Elías García causaba una gran conmoción entre sus compañeros de la escena folk asturiana, un movimiento que contribuyó decisivamente a impulsar y en el que era una pieza clave, según la opinión general. Muy afectado -como la mayoría de los músicos consultados- el avilesino Rubén Bada, no dudaba en calificarlo como «una de les persones con más talentu que teníamos n'Asturies, lo contrario a la mediocridá: un xeniu y dalguién intachable, coherente coles sos idees, rectu y buenu. Con él podíes dir al fin del mundu y volver». Además de su calidad humana y como instrumentista, el compañero de uno de sus últimos proyectos afirmaba que «conceptualmente dionos casi tolo que tenemos. Tolos que facemos folk en Asturies somos deudores d'Elías». Idéntica opinión expresaba la cantante Mapi Quintana -con quien García colaboraba estrechamente- y que tras manifestar lo difícil que le resultaba y «lo inxusto de resumir nunes palabres la mio relación profesional y d'amistá con él», aseguraba que «con Elías empieza todo y todo en la música folk giraba en torno a él. Nos quedamos como pollo sin cabeza».

«Bloqueáu y muertu de pena» se mostraba Xosé Antón 'Ambás' desde Escocia, donde recibió la noticia del fallecimiento de su amigo e integrante del trío Tuenda que formaban con Pepín de Muñalén: «Acabo perder el meyor compañeru de viaxe, d'equí pa alantre andaré coxu porque va fáltame una pata a nivel d'amistá y musical, a tolos niveles. Asturies pierde el meyor músicu folk y yo el meyor compañeru». Igual de consternado, Ruma Barbero de Felpeyu -otra de las bandas de las que formaba parte- coincidía en destacar que «Elías ye la gran referencia pa la rellaboración de la musica tradicional asturiana nestos 30 años y pa mi un hermanu».

Para Xuacu Amieva, que lo conoció «cuando era un rapaz y venía a los ensayos de Beleño», García era «una persona entrañable y un bon profesional. A pesar de tola so sabiduría musical nun se vanagloriaba d'ello. Ye una gran perda». Mientras Xulio Elipe, de Dixebra, expresaba que «pierdo un amigu y la música contemporánea asturiana a ún de los sos pegollos».