«Todo el mundo habla de series»

Javier Veiga./
Javier Veiga.

El actor dirige y protagoniza 'Pequeñas coincidencias', que salta hoy a la televisión en abierto en Antena 3. «Hemos encontrado la piedra angular para poder contar la segunda temporada»«Marta y yo hemos hecho películas, teatro... llevamos muchos años trabajando juntos»

JULIÁN ALÍA

Dos meses llevaban de trabajo en la segunda temporada de 'Pequeñas coincidencias' cuando Javier Veiga (El Grove, Pontevedra, 46 años) apareció con un nuevo borrador que lo cambiaba todo, según confiesa el actor en una pausa para comer del rodaje. Veiga, que protagoniza la ficción junto a su mujer, Marta Hazas, hace también las labores de director en la comedia romántica, que hoy estrena la primera temporada en abierto en Antena 3 a las 22.40 horas. 'Pequeñas coincidencias' cuenta la historia de Marta y Javi (los mismos nombres que los actores), a quienes, a pesar de no conocerse de nada, les aborda al mismo tiempo la idea de ser padres.

- ¿Significa algo especial que ahora la serie se emita también en abierto?

- Por una parte, es un momento en el que estamos todos un poco locos con el tema de las plataformas y los canales en el abierto, sin saber cómo va a ser en un futuro todo esto, pero también queríamos ser un poquito pioneros en el sentido de haber hecho esta producción primero para un sitio como Amazon, y luego estrenarlo en abierto en Antena 3. Es genial. Estamos con mucha expectación por ver cómo lo recibe el público. También es un extra de responsabilidad, y estamos muy contentos con la oportunidad.

- Ahora están rodando la segunda temporada.

- Puedo contar que le dimos vueltas a cómo continuar la historia, porque la primera temporada tiene un final muy claro, pero que dejaba abiertas muchas posibilidades. Estuvimos trabajando durante dos meses en una dirección, pero luego llegué un día con un borrador nuevo y completamente distinto, porque nos dimos cuenta de que a dónde íbamos no tenía sentido. Era complicado encontrar la manera adecuada, pero creo que lo hemos hecho. Ya estamos rodando y estamos muy contentos, porque creo que hemos dado con la piedra angular para poder contar la segunda temporada.

- ¿Baraja ya la tercera?

- Ahora estamos con tantas cosas… Estamos centrados en el rodaje de la segunda y el estreno en abierto de la primera. No nos da para más. Ojalá tengamos más temporadas.

- Al igual que la anterior, se rueda en Madrid ¡y en verano!

- Sí, yo soy de los que luego da envidia en enero. No salimos de Madrid en todo el verano y no es lo más agradable, pero para rodar está bien porque hay más tranquilidad y menos coches. Ya nos cogeremos la revancha en enero poniendo fotos en Instagram.

- ¿Cómo ha recibido la llegada de las nuevas plataformas?

- Nos ha afectado para bien, claro. No solo el hecho de las plataformas, sino de la ficción en general, que es el ocio de moda. Se ha convertido en el ocio principal, y ahora todo el mundo habla de series. Las series son el tema de conversación principal en cualquier reunión de amigos. Toda esta producción ha hecho que suba la calidad de lo que se hace, y los que trabajamos en esto estamos encantados. España ha pegado un salto brutal en el sector audiovisual en los últimos años. Gracias a las plataformas ahora te pueda llegar un mensaje de un tío de Paraguay que está viendo tu serie, y eso es genial y te abre posibilidades.

- ¿Y cómo es compartir pantalla o escenario con Marta Hazas?

- En nuestro caso, es algo natural, porque, de hecho, nos conocimos rodando una película, y después hemos hecho obras de teatro… Creo que hemos pasado más tiempo trabajando que juntos sin trabajar. Es algo natural que forma parte de nuestra relación. En mi caso, que soy hijo de autónomos, mis padres tienen un restaurante en el que mi madre es la cocinera y mi padre el que lleva el comedor, así que en mi casa siempre ha sido algo normal. Ellos llevan un restaurante a medias, y nosotros, una productora a medias. Creo que sumamos valor a un proyecto trabajando juntos.

- Usted es el director aquí. ¿En casa dirige alguien o se busca consenso?

- Esa es la parte rara de trabajar juntos. Como actores, es algo natural, pero, efectivamente, dirigir es distinto. Al final tienes que mandar en determinadas cosas. Es verdad que es lo más extraño de un rodaje, y luego en casa pues… Es bien sabido que en la vida en pareja las cosas son más difíciles de repartir y las guerras, más difíciles de ganar. Manda el que puede, y se intenta llegar a un consenso. Y creo que lo conseguimos más que los políticos.