María Gómez responde a quienes la tachan de hipócrita y pide disculpas por cosificar a futbolistas

María Gómez, periodista de Mediaset. /
María Gómez, periodista de Mediaset.

La reportera que ha cubierto el Mundial de Rusia para Mediaset, explica lo sucedido con un aficionado que le llamó guapa y reconoce que como inapropiados sus comentarios sobre los jugadores de la selección de Marruecos

ELCOMERCIO.ES

Muchas de las reporteras que han cubierto para sus países las informaciones relativas al Mundial de Rusia 2018 han denunciado el acoso en directo por parte de los aficionados. María Gómez, una de las periodistas de Mediaset enviadas a Rusia para cubrir el evento deportivo, se sumó a esa reivindicación afirmando que, en el ejercicio de su trabajo, se había topado con «gente con copas de más o ni siquiera, que de pronto, se lanzan sobre nosotras (en alusión a ella misma y a una compañera), intentan darte un beso o te molestan mientras estás trabajando».

Tras la derrota de España ante los anfitriones en la tanda de penaltis, la reportera conectó con Telecinco para palpar las sensaciones de los aficionados españoles en Rusia tras la derrota del conjunto español. Fue en el momento en que Gómez se dirigió a uno de los presentes cuando este, antes de contestar, preguntó a la joven: «¿Cómo te llamas, guapa?». La periodista de Mediaset no tardó un segundo en reaccionar. «María, pero lo de guapa no hace falta. María, periodista»

La tajante contestación de María Gómez sirvió como excusa a muchos usuarios de Twitter para cargar contra la reportera y para cuestionar su profesionalidad e, incluso, tachar de exagerada su reacción ante el aficionado español. Ante esto, Gómez quiso responder a la oleada de mensajes que la han criticado. Lo ha hecho como una carta extensa, que publicaba anoche en su perfil de Instagram.

«Como la mayoría sabéis acabo de regresar a España después de una de las experiencias profesionales más intensas y apasionantes de mi carrera: la cobertura de un mundial de fútbol», comienza el escrito. Para quien no lo sepa, Gómez fue jugadora federada de fútbol durante diez años, algo que hace que este evento sea especial para ella.

La reportera de Mediaset no duda en reconocer sus errores. «Durante ese camino todos cometemos errores, me incluyo en esa lista. Yo misma debo revisar cada día delante y detrás de la cámara mis propios criterios y comportamientos, poniendo en cuestión una educación y un modelo de sociedad que ha grabado a fuego «verdades» y códigos que, sin duda, ha llegado el momento de revisar de forma serena pero irrevocable», añade.

Durmiendo con el enemigo

«La mejor demostración es que, durante el mundial, participé en tono distendido en una sección televisiva que, salvando las distancias, también contribuía a la cosificación de los futbolistas. Pido disculpas por ello. Bastaron un par de intervenciones para darme cuenta de mi error y tras comunicarlo a la dirección del programa, dejé de intervenir en ese sección. De eso, precisamente, se trata: de ser capaces de reconocer nuestro propios errores, empatizar y cuidar el paso hasta que seamos capaces de evitar para siempre seguir tropezando una y otra vez con la misma piedra», dice.

Se refiere a una serie de desafortunados comentarios que incendiaron las redes sociales y provocaron la reacción de algunos de sus compañeros de profesión. «¡Yo quiero dormir con el enemigo! Los pibones que están en la selección de Marruecos... ¡Es alucinante!», comentó la locutora. «Subía en el ascensor y decía 'pero madre mía, ¿cómo son todos tan guapos? ¡Todos! Y majísimos, por cierto. Alguien tendrá que consolarles. Darles un zumito...», comentó en directo.

Para terminar, María Gómez invita a sus lectores a hacer una reflexión, una para la que «no todo el mundo está preparado»: «Esta polémica ha hecho salir a la superficie al menos dos verdades. La primera es que necesitamos un debate, una reflexión serena que nos permita escuchar las voces de todos sin estridencias. (...) La segunda es que, a juzgar por el tono, la actitud o la precipitación de algunas reacciones, parece tristemente evidente que muchos aún no están preparados para hacerlo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos