«No era mi plan ser famosa»

Oxana, tercera finalista de 'MasterChef 6'. /
Oxana, tercera finalista de 'MasterChef 6'.

Oxana entró en 'MasterChef 6' para cumplir su sueño de ser cocinera profesional. «Quiero abrir una tetería en Gijón próximamente», dice la 'rusogijonesa', tercera finalista del 'talent' gastronómico de TVE

JESSICA M. PUGA

Las quinielas la hacían ganadora de la sexta edición de 'Master Chef', pero la decisión final del jurado la colocó en tercera posición. Oxana Retinskaia, rusa de nacimiento y gijonesa de adopción desde hace quince años, conquistó al público del 'talent' culinario de La 1 de TVE por su espontaneidad, talento y evolución. «Entré para cumplir mi sueño», dice poco después de la emisión de la gran final del concurso que cautivó delante del televisor a más de tres millones de espectadores y que ganó Marta.

-¿Cómo está

-Bueno (Ríe). No sé describirlo. Muy muy feliz. He cumplido parte de mi sueño y ahora toca seguir trabajando.

-Cuando se empezó a emitir 'MasterChef 6', en abril, nos dijo que quería ser cocinera profesional. ¿Sigue pensando igual?

-¡Claro que sí! Mi plan es seguir cocinando. Esto ha sido solo el principio.

-Quería aprender esa cocina que definió como «de otra galaxia». ¿Su estilo va a ser más de Jordi Cruz que de Pepe Rodríguez?

-No, mi estilo va a ser el de Oxana. No quiero seguir la forma de trabajar de nadie, sino crear mi propio sello.

-¿Cuál será el sello de Oxana?

-Dulce. Mi plan es abrir un salón de té, pero me queda mucho por aprender. Por el momento voy a estar un año trabajando y aprendiendo en uno de los complejos vacacionales que Catalonia Hotels & Resorts posee en República Dominican, haré varios cursos en el Basque Culinary Center y estaré en el Restaurante MasterChef y en los campamentos.

-¿Piensa abrir negocio en Gijón o ve su futuro fuera de Asturias?

-En Gijón, por supuesto. Agradezco muchísimo el apoyo que me habéis dado. He recibido muchísimas críticas buenas y cartas. Además, muchas personas me reconocían por la calle y me paraban para desearme suerte, darme ánimos y hacerse una foto conmigo. Tras recibir tantísimo amor y cariño, ¿cómo me voy a marchar? Seguramente todo esto me va a ayudar en mi trayectoria.

-¿No le da miedo que sea una moda pasajera y todo acabe pasando de largo?

-Para nada. No me esperaba esta situación por nada del mundo. Yo solo me presenté a un concurso para cumplir mi sueño, que ahora me reconozcan es un placer, pero soy muy consciente de que es pasajero. No era mi plan ser famosa ni nada de eso, es algo que veo como un complemento. Aprovecho desde aquí para agradecer tantísimo apoyo.

-¿Cómo valora su tercer puesto?

-Para mí ya fue sorprendente entrar en el concurso, así que imagínate aguantar en él todo ese tiempo. Confiaba en mí, sabía que tenía fuerzas y capacidad, pero hablamos de un concurso, o sea que en un momento, solo por tener un mal día, puedes estar fuera. Yo pienso que gané 'MasterChef' porque aprendí muchísimo en la mejor academia de gastonomía y ahora tengo cursos para completar mi formación. Me alegro mucho por Marta y Ketty, pero la verdad es que en el último programa yo me sentía como en una nube.

-Sí que la vimos más emocionada de lo normal.

-Sí, sí (Ríe). No me estaba enterando de lo que pasaba. De hecho, me di cuenta de que había quedado tercera cuando hacia el final dijeron que Toni era el cuarto, ahí ya lo deduje (Ríe).

-¿Hubiera apostado por esos cuatro finalistas?

-Lo he dicho muchas veces: cualquier rival hubiera sido justo, porque llegar ahí requiere mucho trabajo y estar en un nivel altísimo. Una vez ahí, te puede salir un poco mejor o peor, eso es otro tema.

-Desde casa se ha notado su evolución, ¿cómo la percibe usted?

-Estoy más concentrada y más tranquila en el momento clave. He aprendido a conocer mis puntos débiles y a trabajar en ellos. Gracias al programa no solo he crecido en lo profesional, sino también como persona. Me acostumbré a escuchar y a convivir con gente diferente, la mayoría jóvenes. Entenderme con ellos fue muy difícil, pero tenía que ganármelos y hoy somos una gran familia. Los quiero un montón.

-El 'talent' es muy exigente también en el aspecto psicológico.

-Han sido tres meses muy intensos, sí. Es muy difícil de sobrellevar porque pasamos mucho tiempo encerrados en una cocina y viajando, sin acceso a internet, con apensas tiempo para ver la tele, una llamada semanal de 15 minutos y rodeados de mucha disciplina. Lo que no se ve en las cámaras se basa en la convivencia y de ahí suelen venir las discusiones que tenemos. Pero bueno, hay que resistirlo.

-¿Cómo se decidió a participar en el consurso?

-Me animó mi chico, mi amor, que siempre ha estado ahí. Mi familia está en Rusia, así que de no ser por él y por mis amigos cercanos, los pocos que tengo, no lo habría logrado.

-¿Cuál fue el primer plato que preparó en casa tras el rodaje?

-(Ríe) El dulce que dediqué a mi hija en el concurso. Me apetecía repetirlo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos