«Valdediós es una excepción»

«Valdediós es una excepción»
PALOMA UCHA

Un simposio analiza la influencia territorial que tuvieron en la Edad Media este y otros monasterios asturianos

JOSÉ L. GONZÁLEZ GIJÓN.

Son muchas las razones que explican la singularidad del monasterio de Valdediós. La primera, lo tardío de su fundación, que data del año 1200. Fue entonces cuando el monarca Alfonso IX otorgó junto a su esposa Berenguela la carta fundacional del que estaba llamado a ser el más importante establecimiento cisterciense en tierras asturianas. Fue precisamente lo tardío de su fundación lo que le otorgó un carácter aún más especial. Lo explica el profesor de la Universidad de Oviedo Álvaro Solano, que en la mañana de hoy toma parte en un simposio (11 horas) en el monasterio de Valdediós que tiene como objetivo analizar este y otros asentamientos de este tipo en Asturias y su relación con las aldeas y el paisaje medieval en la región. «Como es un monasterio muy tardío, debe adaptarse a la nueva situación. Era un territorio en el que las propiedades estaban ya muy repartidas, por lo que los reyes tienen que buscar alternativas».

Las alternativas las encontraron en propiedades muy dispersas, repartidas entre Asturias y León, y también en otras fuentes de ingresos como porcentajes de las ganancias que dejaban los acopios de sal que llegaban a los puertos asturianos. «Sus posesiones no estaban concentradas en el espacio, ni tampoco en el tipo de bienes. Por ejemplo, tenía propiedades urbanas en Avilés», señala el profesor de historia.

La diversidad también afectaba a los cultivos, según explica Álvaro Solano, que encontró abundante material documental en archivos de Madrid. «No suele haber mucha documentación de la época en lo que se refiere a lo laico, pero de Valdediós hemos encontrado abundante material».

El simposio que organiza el Círculo de Valdediós tiene una doble visión. A las fuentes documentales que suelen manejar los historiadores, han querido sumar una segunda perspectiva, la de los arqueólogos, con la intención de arrojar más luz sobre lo que ocurría no solo en los monasterios, sino también en sus dominios. En este segundo campo es en el que se mueve Jesús Fernández, investigador de la Universidad de Oviedo e investigador honorífico del Instituto de Arqueología de la University College de Londres. La temática sobre la que hablará en el simposio de hoy no será Valdediós, sino Santo Adriano de Tuñón, donde, junto a su equipo, han llevado a cabo excavaciones en la aldea de Villanueva de Santo Adriano para conocer más de cerca lo que ocurría en los dominios del monasterio. «Nuestro objetivo era saber qué papel jugaban estos centros de poder en el territorio», explica.

Donde la documentación de la época no llega, trata de hacerlo la arqueología. Gracias a sus trabajos han podido comprobar la existencia de restos en este enclave «que datan del siglo VIII» y también han visto cómo, tras la fundación del monasterio, «se intensifica la actividad económica y se implanta la aldea propiamente dicha».

Las suyas serán solo dos de las seis ponencias que se escucharán esta mañana en el monasterio de Valdediós y que servirán para arrojar un poco más de luz sobre esta etapa de la historia de Asturias afrontándola además desde una perspectiva diferente.