ATLETISMO

Asturias de punta a punta

Pedro Cuenca, durante una fase de su trayecto en las primeras etapas del recorrido. /  P. R. C.
Pedro Cuenca, durante una fase de su trayecto en las primeras etapas del recorrido. / P. R. C.

Pedro Cuenca afronta una carrera de 600 kilómetros por la Cordillera Cantábrica en la que recorrerá el Principado de Este a Oeste

ÁLVARO FERNÁNDEZ GIJÓN.

El atleta Pedro Rodríguez Cuenca inició el fin de semana un reto con el que pretende completar los más de seiscientos kilómetros que unen de punta a punta el Principado a través de una ruta por la Cordillera Cantábrica. El asturiano deberá afrontar un total de ocho etapas para recorrer Asturias de este a oeste, concretamente desde Panes hasta Santa Eulalia de Oscos por la conocida como ruta GR-109 -nomenclatura utilizada para numerar las sendas rurales de Europa y que popularmente se conoce como el Camino Natural de la Cordillera Cantábrica-.

Hasta el momento, Cuenca ya ha superado las dos primeras. El domingo arrancó su aventura en la mencionada localidad del Concejo de Peñamellera Baja y finalizó en Cangas de Onís, después de completar 74,3 kilómetros. Ayer el camino le llevó hasta Entralgo, tras 76,3 exigentes kilómetros por angostos caminos.

La dificultad de la maleza

Después de dos días de esfuerzo, el deportista asturiano tiene aún por delante más de 345 kilómetros, aunque incluso no se descarta que sea alguno más. «Va a haber zonas muy cerradas por la maleza que será imposible atravesar, por lo que igual toca hacer algún kilómetro más por el asfalto», reconoce Pedro Cuenca.

En cada jornada invierte entre siete y nueve horas corriendo. «Es como hacer un ultra trail cada día, algo que no he hecho nunca. Es un reto en el que llevo trabajando mucho tiempo y que espero llegue a buen puerto», asegura el avilesino mientras repone fuerzas para afrontar las seis etapas restantes. Muchas horas de esfuerzo en las que «la cabeza da muchas vueltas».

La idea surgió tras tomar parte en una carrera por el Pirineo. «Me levante un día y dije 'voy a ir a por ello'. Tenía ganas de hacer algo así y el año pasado fui a correr una prueba por etapas en el Pirineo. Me gustó el formato, eso de invertir unas horas en realizar una carrera y al día siguiente levantarse y seguir adelante», comenta.

Esta prueba no deja de ser una aventura, ya que el avilesino no conoce muchas partes del recorrido. Un camino en el que además de la maleza mencionada anteriormente, el deportista asturiano se está encontrado con muchos tramos de grandes desniveles, con exigentes subidas que está haciendo andando. No obstante, «lo estoy afrontando sin dorsal, como suelo decir, y voy mucho más cómodo». «Voy escuchando un poco el cuerpo y a la vez disfrutando de grandes paisajes», expone.

En la aventura, el atleta no está solo. Le acompañan en su recorrido un grupo de unas siete personas, entre los conductores de la furgoneta que sigue sus pasos, las bicicletas de asistencia que también forman parte de la expedición y toda la gente que desde el inicio diseñó y planificó junto a Pedro la ruta a seguir para llevar este reto a cabo. Además, en algunas etapas contará con la presencia de corredores que se unirán a él para realizar parte del camino y darle ánimos de cara a completar una gesta que esta al alcance de muy pocos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos