Cobián da el gran salto

El gijonés Cobian, a la derecha con la medalla, con su entrenador Alfonso Álvarez, y el histórico Iván Pedroso, ahora técnico. /  EFE
El gijonés Cobian, a la derecha con la medalla, con su entrenador Alfonso Álvarez, y el histórico Iván Pedroso, ahora técnico. / EFE

El gijonés se cuelga la plata en los Campeonatos de España de Atletismo tras un sobresaliente concurso en longitud

J. A. G. / C. S. GIJÓN.

No estaban siendo unos campeonatos buenos para los atletas asturianos pero en los últimos instantes de la competición llegó la mejor noticia posible. El saltador gijonés Francisco Javier Cobián, del Fumeru, se aupó a la segunda posición entre los mejores especialistas del país (faltaba Eusebio Cáceres, ausente por una lesión) y vuelve de Getafe, sede de los Campeonatos de España de Atletismo, con una inesperada medalla de plata. Cobián hizo un concurso muy regular aunque se creció en los últimos saltos, acabando el concurso con un espléndido salto de 7.78 que le permitió colgarse la plata, superando por apenas un céntimetro a Héctor Santos, bronce definitivo y que había comandado la clasificación durante buena parte del concurso. El saltador gallego Okutu se quedó con el oro gracias un salto por encima de los ocho metros (8.01). El discípulo de Alfonso Álvarez (amigo personal del añorado Yago Lamela) consigue de esta manera su primer gran resultado a nivel nacional, después de varios años trabajando en la sombra.

En el resto de asturianos, cabe destacar a Paulette Fernández que volvió al podio del Campeonato de España en 400 metros vallas para colgarse el bronce (59.48), en una prueba en la que se quedó a escasas centésimas de renovar el subcampeonato que logró el pasado año en Barcelona y que fue dominada por Sara Gallego (57.85).

La langreana Bárbara Camblor se hizo con la quinta plaza en la final de 400 metros (54.32), mientras que la avilesina Carmen Sánchez se clasificó sexta en lanzamiento de jabalina(46,47).

Récord de Hortelano

«Hoy ha sido el primer día en el que he terminado de borrar mi accidente». No caían lágrimas del rostro de Bruno Hortelano como había ocurrido en la sesión matinal. En unas semifinales para la historia, el velocista dio otro mordisco a la historia rebajando su plusmarca nacional hasta los 20.04, dejando claro que es cuestión de tiempo que se convierta en el primer español en derribar el muro de los veinte segundos en el doble hectómetro.

Hortelano, por la tarde en la final, superó sin problemas a sus rivales, pero no tuvo fuerza suficiente para volver a batir el récord. Hizo un meritorio 20.16, que es un serio aviso a sus adversarios para el Europeo de Berlín, donde luchará por recuperar el cetro continental.

El velocista, nacido en Austrialia y criado deportivamente en Estados Unidos, fue una de las estrellas de unos campeonatos en los que el atletismo español ha constatado su recupación. Allí brilló con luz propia otro competidor excelso como Óscar Husillos, ganador en la vuelta a la pista (400 metros) por delante de Lucas Búa y Samuel García, que le acompañarán en el Europeo.

En el 1.500, la victoria fue para Jesús Gómez por delante del favorito, Adel Mechaal, y Adrián Ben, único mediofondista con la mínima para Berlín. En esta disciplina, Marta Pérez se impuso a Esther Guerrero, que había optado por no reeditar su oro en el 800. Maitane Melero se hizo con el título en los 5.000 metros, un triunfo que en categoría masculina había logrado en la sesión nocturna del sábado el aragonés Toni Abadía. La saltadora gallega Ana Peleteiro demostró que es una de las bazas más sólidas que tiene España para el Europeo.

 

Fotos

Vídeos