ATLETISMO

Un Kilometrín lleno de obstáculos

El corredor gijonés Johnny Menéndez, ayer, en el Kilometrín. /  PALOMA UCHA
El corredor gijonés Johnny Menéndez, ayer, en el Kilometrín. / PALOMA UCHA

El corredor con visibilidad reducida Johnny Menéndez ha sufrido ya cuatro caídas en el circuito Los atletas se quejan de que tienen que sortear viandantes e incluso perros sueltos en la pista

MARÍA SUÁREZ GIJÓN.

El atleta gijonés Johnny Menéndez había puesto sus ojos y las suelas de sus zapatillas en el Kilometrín de su ciudad precisamente por la seguridad que le proporcionaba el circuito. Más conocido como Johnny 'Taras Smile', se prepara para pruebas de trail y maratones en las que su discapacidad visual del 81% no son ningún obstáculo.

Sin embargo, a la hora de entrenarse sin ayuda de sus guías, para el deportista asturiano el Kilometrín ha dejado de ser el circuito tranquilo y poco masificado que se proyectaba de inicio. «Supuestamente el estrés en esta pista es menor porque en ella evito las masificaciones de gente que me impiden una actividad deportiva tranquila. Pero la realidad es que ya me han tirado tres veces, la última estos días atrás, y todo ello pese a que intento ir cuando menos afluencia hay», explica el corredor.

Menéndez no solo ha tenido que enfrentarse a varios esguinces y sesiones de fisio a causa de estos inconvenientes, sino que además muchas veces ha sido recriminado por pedir un uso adecuado de la pista. «Es una pista de actividad deportiva, no una calle, avenida o senda más. Ha sido modificada y reformada para ese uso, y hay acera a ambos lados para los viandantes. Hay gente que no es consciente y se disculpa, y otra que responde con agresividad y además te reta», ilustra el deportista, que se ha salido de la pista en varias ocasiones para evitar impactar con gente en patines o perros sueltos.

El corredor se muestra cómodo en el Kilometrín gijonés dado que es un óvalo del cual tiene memorizadas las referencias, pero aclara que los obstáculos imprevistos, y más cuando se va a un ritmo elevado, son un peligro para todos. «En ocasiones se entrena a gran velocidad y hay viandantes que no son conscientes del peligro que eso supone para ellos mismos y para los atletas. En mi caso tengo una agudeza visual limitada y mi campo visual está parcheado, pero las protestas por el estado de la pista son continuas entre el resto de atletas también», señala 'Taras Smile'.

«Pista inacabada»

Padres con carricoches, grupos que van de lado a lado paseando e incluso bicis en sentido de la marcha y en contra de ella son algunos de esos obstáculos con los que lidian los atletas. «Multitud de corredores más experimentados que yo, mis propios guías, deportistas federados e incluso jueces con larga carrera deportiva coinciden. Pese a las modificaciones e intentos de mejora del piso, la pista está inacabada», añade el mismo Johnny Menéndez. Eventos como la Feria Internacional de Muestras, los partidos de fútbol de El Molinón o el rastro solo agravan una situación que incluso yendo acompañado es una «trampa diaria» para el corredor gijonés.

Entre las posibles soluciones a esta masificación y al uso indebido del Kilometrín, Menéndez destaca varios puntos de partida. «No estaría de más algún cartel informando de la actividad deportiva que se practica en el circuito, porque las autoridades y el Ayuntamiento no han terminado de dejar claro su uso», recrimina el atleta. Pese a los sustos y lesiones, 'Taras Smile' se lo toma, precisamente, con una sonrisa y bromea con la comparativa entre el trail y el entrenamiento en la pista gijonesa ya que así practica «situaciones extremas de carrera».

El corredor gijonés indica que, tras apostar por un piso adecuado para una práctica deportiva tan en auge, lo siguiente que se debiera hacer sería garantizar unos mínimos de seguridad. «Entendemos que no se debe transformar el entorno, pero ha de ponerse una adecuada señalización e iluminación, y marcajes. Cercar el circuito con setos verdes o un vallado madera también podrían ser una opción respetuosa con el uso ambiental de la pista», concluye Johnny Menéndez, que se muestra paciente y mentalizado para «sufrir un poco más» ahora que hay obras en el paseo cercano al Kilometrín.

Más