«Tengo mucho margen de mejora para llegar a Tokio»

La plantilla y el cuerpo técnico del Sporting, con el joven gijonés Diego Parrondo, en el centro, ayer, en Mareo. /  A. GARCÍA
La plantilla y el cuerpo técnico del Sporting, con el joven gijonés Diego Parrondo, en el centro, ayer, en Mareo. / A. GARCÍA

El atleta tetrapléjico Diego Parrondo conoció a la plantilla rojiblanca, con la que intercambió palabras de ánimo con vistas a retos futuros

DANI BUSTO GIJÓN.

Su fuerza de voluntad está fuera de toda duda. El gijonés Diego Parrondo se sobrepuso, con 18 años, a una grave lesión cervical sufrida en una piscina que le dejó tetrapléjico. Lejos de derrumbarse, comenzó los entrenamientos para mejorar sus condiciones físicas y actualmente, a sus 23 años, afronta el reto de conseguir la clasificación para participar en las pruebas de atletismo adaptado de cien y doscientos metros, en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.

A pesar de que estudia en Breda (Holanda) -es ingeniero de Automoción-, Parrondo pasa unos días en Asturias y ayer recibió una grata sorpresa en Mareo. El joven gijonés fue invitado a conocer a los jugadores y al cuerpo técnico del Sporting, con quienes se fotografió antes del entrenamiento vespertino e intercambió palabras de ánimo con vistas a los retos futuros.

La inyección de moral fue mutua. Para Diego Parrondo, estar junto a los futbolistas a los que sigue desde la distancia y a los que ve, siempre que puede, en El Molinón, supuso «una sorpresa increíble», mientras que para los jugadores, conocerle, fue todo un ejemplo de capacidad de superación.

El joven abonado rojiblanco conversó unos instantes con el técnico, Rubén Baraja, quien le deseó buena suerte para lograr la clasificación para el Mundial, el próximo año, y también para conseguir ese billete a la cita olímpica de 2020. «Los fichajes han llegado poco a poco, se está formando un buen grupo de trabajo, y les deseo el mayor de los éxitos esta temporada», comenta Parrondo.

El aficionado sportinguista se muestra convencido de que este año el regreso a Primera es posible -«el Sporting siempre es candidato al ascenso»-, y espera que «este año el equipo nos dé muchas alegrías».

En referencia a sus retos personales, Parrondo tratará de clasificarse en 2019 para el Mundial, ya que este año se quedó «a las puertas del europeo», por lo que tocará «seguir intentándolo» y conseguir la clasificación para Tokio. El deportista asturiano se ve «bien de energías» y explica que todavía tiene «mucho margen de mejora», por lo que eso le «tranquiliza». Además, en los dos últimos años mantuvo una «importante progresión» y, ayudado por su entrenadora, Isabel Hurtado, Diego Parrondo tiene fe en sus posibilidades.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos