El tridente español del 800 pasa ronda con solvencia

A. POZAS BERLÍN.

La mañana llegó plagada de buenas noticias para la delegación española: Álvaro de Arriba, Saúl Ordóñez y Daniel Andújar se clasificaban para la final de los 800 metros lisos dejando muy alto el listón de las expectativas para subir al podio. «Estaba la gente muy nerviosa», coincidían Ordóñez y De Arriba después de correr dos semifinales con mucho tirón y mucha actividad por las calles exteriores.

Ni el plusmarquista nacional ni el campeón de España tendrán fácil subir al podio. Los grandes favoritos a disputarles las medallas también se metieron en la final, destacando el cinco veces campeón de Europa, Adam Kszczot, el campeón mundial Pierre-Ambroise Bosse y el siempre peligroso bosnio Amel Tuka.

Sergio Fernández corrió una gran final de 400 metros vallas, terminando séptimo con una marca de 48.98 segundos, a una décima escasa de su propio récord de España. Tras un año de lesiones, el navarro no buscaba excusas: «Estoy decepcionado; aquí se viene a ganar», lamentaba. En el capítulo de las eliminaciones, peores noticias llegaron del disco, con los 55.57 metros de Sabina Asejo, insuficientes para estar en la final. Y el adiós de la prometedora Laura Bueno en 400.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos