El Barça conquista su sexta Supercopa

El Barça celebra su sexta Supercopa. /
El Barça celebra su sexta Supercopa.

El equipo azulgrana, con Pau Ribas como MVP, no dio opción a la sorpresa al imponerse con claridad al Unicaja en la final

ALEJANDRO IBÁÑEZ

El Barcelona no dio opción a la sorpresa y se proclamó campeón de la Supercopa de España al derrotar en la final al Unicaja en Málaga. El Martín Carpena se volvió a llenar para intentar ayudar a su equipo a culminar una gesta que comenzó con la victoria ante el Real Madrid en semifinales, pero que no pudo rematar ante un conjunto azulgrana claramente superior en los tres últimos cuartos. El Barça logró así su sexta Supercopa, para inaugurar esta temporada con buen pie y tratar de olvidar la pasada campaña en blanco.

62 Unicaja

Markovic (3), Jackson (8), Kuzminskas (12), Thomas (9) y Vázquez (7) -cinco inicial-, Díaz (-), Hendrix (9), Díez (3), Suárez (-), Smith (2), Gabriel (5) y Nedovic (4).

80 Barcelona

Satoransky (-), Ribas (15), Perperoglou (13), Doellman (7) y Lawal (6) -equipo titular-, Abrines (4), Vezenkov (8), Diagné (2), Eriksson (-), Oleson (9), Arroyo (10) y Tomic (6).

ÁRBITROS
García González, Pérez Pérez y Peruga. Sin eliminados.
PARCIALEs
15-22, 16-15,12-20 y 19-23.
INCIDENCIAS
Final de la Supercopa Endesa disputada en el Pabellón José María Martín Carpena de Málaga ante unos 10.000 espectadores.

El equipo de Xavi Pascual salió algo dormido, mientras el Unicaja, empujado por su afición, saltó a la cancha con más intensidad que los azulgrana. El Barça empezó el partido con problemas para cerrar el rebote defensivo y con varias pérdidas seguidas. Tal vez sufriendo ese punto añadido de energía que demostraba el conjunto local. Los extramotivados jugadores de Unicaja, de la mano en el inicio de partido de Mindaugas Kuzminskas, se pusieron con 10-5 y Xavi Pacual se vio obligado a parar el encuentro. Antes de ese momento, el poder del arranque andaluz pareció desconcertar a un Barcelona muy impreciso en los primeros compases. Sin embargo, tras las primeras órdenes del técnico azulgrana sus jugadores despertaron: cerraron mejor el rebote y en ataque aparecieron tres triples seguidos de Justin Doellman y Brad Oleson para poner en ventaja a su equipo. Para confirmar la mejoría, Carlos Arroyo cerró el primer cuarto con una auténtica obra de arte entre tres defensores que llevó al Barça con siete puntos de ventaja al segundo parcial.

El veterano base puertorriqueño dejó buenos minutos dirigiendo al Barcelona y por ello su entrenador decidió dejarlo en pista gran parte del segundo cuarto en detrimento de un discreto Tomas Satoransky. El Barça, poco a poco más fluido y corrigiendo los errores de principio de partido, empezó a dictar el ritmo ante un Unicaja al que parecía que se le había acabado el empuje inicial. Sin embargo, varias buenas acciones defensivas, un triple de Dani Díez y un mate de Fran Vázquez, acercaron a dos puntos a los andaluces. El Carpena despertaba de nuevo y Xavi Pascual, viendo que el choque entraba en un tramo de imprecisiones y que su equipo perdía muchos balones, volvió a pedir su turno para arreglar las cosas y sus pupilos captaron el mensaje. Gracias a la aparición de Pau Ribas, que se fue con 11 puntos al descanso, el Barcelona acabó con seis de ventaja la primera parte. Una distancia que aún daba esperanza a Unicaja y a su afición.

El descanso pareció venir bien a los protagonistas, que volvieron de los vestuarios con mayor acierto en ataque que en la primera mitad. Ambos equipos respondían a cada canasta del otro, con Richard Hendrix y Ante Tomic devolviéndose sendos ganchos y con una serie de triples entre los hombres exteriores que dejaron los mejores minutos de efectividad en la pista del Martín Carpena. El Unicaja aún seguía creyendo en la gesta. Una igualdad en el juego, que no en el marcador, que rompió Alexander Vezenkov con cinco puntos seguidos que colocaron al Barcelona 14 arriba y dejaban todo de cara a los visitantes.

En el último cuarto no hubo mucha más historia, ya que el Unicaja pareció entregar la cuchara ante el acierto del Barcelona, que no se relajó y cerró la final con las canastas de Tomic, Stratos Perperoglou y Pau Ribas. El alero griego y el escolta español, MVP de la final, lideraron a su equipo en ataque durante todo el partido, sin olvidar la aportación al mando de Carlos Arroyo y los triples en momentos claves de Oleson. Unicaja, que empezó bien pero que con el paso de los minutos no encontró el acierto en el tiro y en el rebote que le llevaron a la victoria ante el Madrid, no pudo culminar la hazaña ante su público.