La última canasta de Ed Johnson

Ed Jonhson lanza a canasta, en 2010. /
Ed Jonhson lanza a canasta, en 2010.

El exjugador de baloncesto y extécnico del Gijón Baloncesto fallece a los 71 años en Estados Unidos

DANI BUSTO GIJÓN.

Él se consideraba un 'playu' más. Estadounidense de nacimiento, pero gijonés forjado con el corazón. El exjugador de baloncesto Ed Lee Johnson falleció ayer a los 71 años en Norcross (Georgia, Atlanta, Estados Unidos), donde residía con su mujer, la gijonesa Isabel Argüelles, y sus dos hijas, Allison y Addie, desde hacía tres años y medio.

Johnson, que vivió durante 27 años en Asturias, fue técnico del desaparecido Gijón Baloncesto en las temporadas 1984-1985 y 1988-1989, desde entonces siempre estuvo vinculado a esta entidad y fue segundo entrenador desde 1998 a 2000, época en la que logró el ascenso a la ACB con el equipo (1999), entonces Cabitel Gijón. En 2012 la familia Johnson Argüelles tomó la decisión de trasladarse a vivir a Estados Unidos para «garantizar un mejor futuro a sus hijas». Aquel mismo año, además, recibió un homenaje de despedida, en el pabellón de La Arena, organizado por el club Formabasket.

Ed Johnson se encontraba hospitalizado en Georgia desde el pasado 22 de marzo por unos problemas intestinales que derivaron en una neumonía, según explicó ayer su cuñado, el exjugador del Gijón Baloncesto y técnico del Gijón Basket 2015 Óscar Moro.

«Yo jugaba en Oviedo y Ed me fichó en 1988 como base para el Gijón baloncesto», recuerda Moro, quien lo describe como entrenador como alguien que «sabía mucho de baloncesto. Nunca te pegaba una voz más alta que otra. Intentaba siempre explicar las situaciones del juego de tal forma que las entendieses, para saber cómo tenías que actuar en la cancha». Del mismo modo, añade que «era una gran persona en todos los sentidos, a parte de estatura, de corazón. Siempre tenía una palabra amable y siempre trataba de ayudar».

«Lo recuerdo como una persona entrañable», afirma José Manuel Iglesias, quien fuese delegado de campo en el Gijón Baloncesto en las décadas de los 80 y los 90. «Era amigos de todo el mundo, y todos los entrenadores con los que coincidió destacaban que era una persona excelente», asegura Iglesias. De hecho, aquellos que mejor conocían a Johnson aseguran que «si no triunfó más como entrenador fue por su bondad».

El presidente de la Federación de Baloncesto del Principado, Juan José Cachero, lo recuerda como un «gran jugador, con una técnica muy brillante», y a nivel personal «era tremendo, un nivel humano demasiado bueno».

Jugador de NBA

Ed Johnson nació en Atlanta en 1944, donde vivió hasta los 18 años. Se trasladó a estudiar a la Universidad de Tennessee. Jugó una temporada en Los Ángeles Stars y más adelante en los New York Nets. De ahí se marchó a los Chaparrals -actualmente los San Antonio Spurs-. En ese tiempo en el baloncesto estadounidense jugó 166 partidos, en los que anotó 2.039 puntos y capturó 1.688 rebotes.

Aterrizó en España para jugar en el Manresa en la campaña 1973-1974. Permaneció cuatro temporadas, hasta que fichó por el Joventut, con el que jugó otra temporada más. A continuación se fue al Mollet (1978-1979) y retornó a la 'Penya', club en el que se retiró. También en Cataluña comenzó su trayectoria como entrenador, donde fue miembro del cuerpo técnico del Barcelona.

En 1984 comenzó su aventura en Gijón, momento en el que ni de lejos podría imaginarse que se prolongaría durante tantos años después. Sin embargo conoció a su mujer, Isabel, se casaron en Avilés en 1988 y vivieron en el barrio de La Camocha.

Las técnicas de entrenamiento de Ed Johnson eran en su momento muy novedosas, y entre ellas se incluían actividades de aeróbic con los jugadores de la primera plantilla del club gijonés.

Su integración con Gijón fue total, hasta el punto de participar como 'Rey Mago' durante varios años en las cabalgatas de la ciudad. Ahora, el mundo de la canasta, pierde a un gran amigo.

 

Fotos

Vídeos