BALONCESTO

Anna Boleda se convierte en la máxima anotadora de la historia de Liga Femenina 2

Anna Boleda posa antes de un entrenamiento con el Adba en El Quirinal. /  LVA
Anna Boleda posa antes de un entrenamiento con el Adba en El Quirinal. / LVA

La jugadora barcelonesa, que militó durante siete temporadas en el Adba, supera a la mexicana Erika Gómez con 4.374 puntos en 299 partidos

SANTY MENOR AVILÉS.

La familia del Adba está de enhorabuena. La mejor jugadoras de su historia, la catalana Anna Boleda cuya camiseta con el número '14' está retirada, logró el sábado alcanzar un lugar de honor en el olimpo del baloncesto femenino español, convirtiéndose en la máxima anotadora de todos los tiempos de la Liga Femenina 2. Con 4.374 puntos en 299 partidos disputados (14,6 de media), la alero superó a otro mito de la categoría, la mexicana Erika Gómez.

Boleda, ahora en el Barça CBS, militó durante siete temporadas en el Adba. Fichó en 2007 procedente del Nexus Olesa y se mantuvo durante cuatro temporadas consecutivas, hasta probar fortuna en el Space Tanit Eivissa ibicenco. Tras un año en la isla, regresó a Avilés para poner fin a su etapa en la ciudad en 2015, tres temporadas después. Para el recuerdo quedará siempre la última campaña, cuando, ya trabajando como profesora en Barcelona, volaba cada fin de semana para estar junto a sus compañeras y conseguir una nueva permanencia.

En El Quirinal se recuerdan sus triples y también los gritos de sus padres, Jordi Boleda y Rosa Colet, habituales cada dos semanas en Avilés a pesar de residir en Barcelona. Jordi también tuvo un papel importante dentro del club avilesino, pues ideó un plan de viabilidad económica que ayudó al club a salir de una situación compleja y vivir hoy de forma tranquila. Por tanto, la gran noticia que desde la Federación Española y el Barça CBS se lanzó tras el récord conseguido por Anna generó muchas caras de felicidad en Avilés, la segunda casa de Boleda.

«Avilés siempre será mi casa, pues allí crecí y evolucioné dentro y fuera de la cancha» «El baloncesto ha premiado todo mi esfuerzo y estoy muy agradecida»

«El baloncesto me ha dado el premio a muchas horas de esfuerzo», explica una Anna Boleda que se declara «feliz». A la jugadora se le viene a la cabeza «mucha gente que me ha hecho más fácil el camino. Gracias a todos los clubes que han confiado en mí, a los entrenadores que me hicieron amar este deporte y a las compañeras, que son parte del éxito». Para la alero, el Adba «siempre será mi casa», pues «fue una larga etapa de crecimiento personal en la que mi baloncesto evolucionó mucho».

De quien más se acuerda la exjugadora del Adba es de su familia: sus padres y su hermana. «Alguien me dijo que jugaba para mi padre y que si no estaba en la grada, jugara bien o jugara mal no disfrutaba ni la mitad. Y es que con él detrás es muy fácil ser valiente, dura, aguantar los tiempos difíciles y superar las decepciones». Sin embargo, el logro no podría haberse realizado sin la participación de un «héroe» para la barcelonesa, el doctor Jordi Puigdellívol. «Sin su obra de arte después de romper el tendón de aquiles no habría sido capaz de volver a pisar una pista de baloncesto».

A sus 37 años, Anna, que pisó por primera vez una cancha de Liga Femenina 2 el 6 de octubre de un ya lejano 2001, no ha dejado de alimentar su propia leyenda en una competición en la que alcanzó categoría de histórica en la tarde del sábado. La catalana logró la gesta en la pista del polideportivo de Azpeitia (Gipúzcoa), donde firmó 16 puntos, 5 rebotes, 1 asistencia, 1 recuperación y 1 tapón para un total de 14 tantos de valoración.

 

Fotos

Vídeos