Sin récord y con muchas dudas

Sin récord y con muchas dudas

El Unión Financiera despidió la fase regular de la LEBOro con una derrota en Lugo donde el equipo mostró muchas carencias

Hugo Velasco
HUGO VELASCOLugo

Lo cierto es que ni el Cafés Candelas Breogán Lugo ni el Unión Financiera Baloncesto Oviedo se jugaban nada al llegar a la última jornada de la competición con los deberes hechos, los de Natxo Lezkano con el doblete de la Copa Princesa y el título de liga que les devolvía a la ACB, y los ovetenses con la cuarta posición de la tabla y el factor cancha asegurado. Aun así el partido entre ambos equipo tuvo un aire especial, ya fuera por la fiesta de la afición celeste que se congregó desde horas antes en las inmediaciones del Pazo Provincial Dos Deportes o por las aspiraciones de los de Carles Marco a establecer un nuevo récord de triunfos en la categoría, y romper además su maleficio en la cancha lucense donde no conocía la victoria.

91 Cafés Candelas

Ricardo Úriz (8), Danilo Fuzaro (14), Johan Löfberg (22), Matthew Stainbrook (10),Sergio Quintela (5) -quinteto inicial- Sandi Cebular (3), Pablo Córdoba, Salva Arco (9), Christian Díaz (10), Leo Demetrio (10), Rimantas Daunys.

68 Unión Financiera

Mouhamed Barro (2), Fabio Santana (3), Zoran Vrkic (6), Óliver Arteaga (12), Davis Geks (3) -quinteto inicial- Mike Carlson (9), Víctor Pérez (13), Kenan Karahodzic (2), Chema González (3), Nick Novak (8), Romaric Belemene (4), Alonso Meana.

Parciales:
27-26, 48-36, 71-50, 91-65.
Árbitros:
Juan Pedro Morales García-Alcaide y Carlos Merino Campos. Fue eliminado con cinco faltas personales el ovetense Mouhamed Barro.
Incidencias:
partido correspondiente a la última jornada de la LEBOro que se disputó en el Pazo Provincial Dos Deportes de Lugo. A la conclusión del encuentro José Ramón Lete, presidente del CSD y Jorge Garbajosa, presidente de la FEB, hicieron entrega al Breogán del trofeo que les acredita como campeones de liga.

Con todos estos ingredientes el partido tuvo un inicio trepidante, en el que a pesar de que los lucenses llegaron a distanciarse en varias ocasiones de siete puntos, los carbayones supieron mantener la sangre fría para mantenerse al acecho, en especial tras la entrada a cancha de Mike Carlson que supo superar la defensa dibujada por Lezkano a base de tiros directos, y con un Óliver Arteaga que volvía a sufrir los menosprecios de la afición celeste.

La buena imagen con la que finalizó el Unión Financiera el primer cuarto, el cual se cerró con el 27-26 en el electrónico, tuvo su continuidad en el arranque del segundo en el que incluso lograron situarse por primera vez al frente del partido tras un alley-oop de Romaric Belemene. Pero hasta ahí duró el equipo de Carles Marco que volvió a evidenciar una semana más sus problemas para mantener la concentración tanto en ataque como en defensa.

Los ovetenses se estancaron en el marcador, lo que aprovechó el Lugo para endosarle un parcial de 27-3 con un Johan Löfberg muy motivado ante su exequipo. El sueco fue a la postre el MVP del partido con 24 tantos de valoración al anotar 22 puntos y capturar 5 rebotes.

El capitán Víctor Pérez, uno de los más activos en la segunda mitad, rompía la sequía de seis minutos sin anotar de su equipo, el cual ya estaba 22 puntos abajo en el electrónico. Una renta insalvable, no sólo por lo abultada de la misma, sino por las sensaciones que denotaban ambos conjuntos.

Al final los de Marco se marcharon de Lugo con una derrota por 91-65, y lo peor de todo, con unas malas sensaciones de cara a lo que le viene por delante, los 'play-off' de ascenso a la ACB en lo que se volverá a medir a su bestia negra en esas lides, el Palencia de Alejandro Martínez.

Los de Carles Marco deberán hacer borrón y cuenta de cara al doble compromiso de la semana próxima en Pumarín, viernes a las 21 horas y domingo a las 12.15 horas.

 

Fotos

Vídeos