El Unión Financiera, apeado de los 'play off'

El Unión Financiera, apeado de los 'play off'

Los nervios pudieron con los ovetenses en el quinto y definitivo partido ante el Palencia

Hugo Velasco
HUGO VELASCOOviedo

La temporada del Unión Financiera Baloncesto Oviedo volvió a llegar a su fin antes de tiempo. Se quebró cuando nadie lo esperaba. El Chocolates Trapa Palencia se adjudicó de forma inimaginable el quinto encuentro de la serie (54-66) en Pumarín y, así, dio la vuelta a una eliminatoria que se había puesto de cara con las dos victorias iniciales de los hombres de Carles Marco.

Con el premio de las semifinales en el horizonte de los cuarenta minutos de partido, el Unión Financiera encajó la primera derrota en cuatro meses. Lo hizo en el peor momento posible. Sin margen para enmendar el error. Porque fue una noche triste en el juego, que no en las gradas de Pumarín, un escenario mágico que volvió a registrar un nuevo lleno absoluto, que respiró el ambiente de las grandes ocasiones y que contó con la presencia inclusive de unos sesenta seguidores palentinos.

Pero el conjunto de Carles Marco tardó en entrar al partido y ese frío inicio provocó que fuese a remolque de los 'morados' en el marcador ya desde los primeros minutos. La mala elección en el tiro exterior fue una losa difícilmente superable para los ovetenses, que firmaron al final del encuentro un 3 de 23 de acierto desde la línea de 6,75 metros, que se dejaron, además, bastantes puntos en el que ha sido uno de sus puntos negros a lo largo de toda la temporada: el lanzamiento desde el tiro libre. Ayer, con un porcentaje de 13 de 20.

Sin el arma del juego exterior, el ataque se tuvo que centrar en la batalla sobre la pintura, donde, en esta ocasión, la defensa dibujada por el técnico palentino supo frenar las acciones de los pesos pesados bajo la canasta: Chema Martínez, que finalizó el choque con cinco puntos, y Óliver Arteaga, que tan solo vio canasta en el segundo y tercer cuarto.

Con las principales bazas del Unión Financiera en fuera de juego, la victoria debía pasar por el trabajo en defensa y en el rebote. De esta manera, los hombres de Carles Marco pudieron contener unas diferencias en el electrónico que no llegaron a superar los seis puntos hasta la recta final del segundo cuarto, cuando una canasta sobre la bocina de Bryce Pressley dejó el marcador en 25-34. Unos dígitos habituales del cuarto inicial.

A esas alturas del encuentro, ya se respiraba una gran diferencia en ambas plantillas. Mientras solo seis hombres del Unión Financiera contaban con puntos en su casillero, en las filas de Martínez eran nueve. Tan solo Andrés Miso no había visto canasta.

El paso por los vestuarios supuso un revulsivo para los locales, que no querían despedirse tan rápido de una eliminatoria que estuvieron cerca de cerrar en Palencia. Y, de la mano de Romaric Belemene y FabioSantana, firmaron un parcial de 8-2 con el que llegaron a situarse a tan sólo tres puntos (36-39).

Con tanto en juego, no podía faltar la polémica arbitral ya que una falta señalada en ataque a Chema González y otra a Fabio Santana en defensa, en la acción siguiente, provocaron que la grada estallase contra la pareja arbitral. En esos momentos de caos y con los nervios a flor de piel, la veteranía de la plantilla del Palencia entró en juego para desquiciar a los jugadores carbayones, quienes cayeron en la trampa morada.

Una canasta sobre la bocina de Pressley, tras un error del Unión Financiera a la hora de resolver su último ataque, volvió a dejar la diferencia en ocho puntos (43-51) justo antes del arranque del cuarto decisivo. Diez minutos en los que los ovetenses debían encomendarse a una remontada épica para evitar la tercera eliminación a manos del Palencia. Pero esta nunca llegó. Ni estuvo cerca de hacerlo.

En la otra serie que se tuvo que resolver en el quinto partido, el Manresa venció por 71-68 a El Coruña, por lo que los catalanes serán los rivales del Palencia en semifinales.

 

Fotos

Vídeos