Duelo con sabor a revancha

Los jugadores del Oviedo Baloncesto, durante un entrenamiento de esta semana en Pumarín. /  HUGO ÁLVAREZ
Los jugadores del Oviedo Baloncesto, durante un entrenamiento de esta semana en Pumarín. / HUGO ÁLVAREZ

El Liberbank Oviedo recibe en Pumarín al Palencia, equipo que le apeó las dos últimas temporadas de la lucha por el ascenso a la ACB

HUGO VELASCO OVIEDO.

En un arranque frenético de la temporada 2018-19 de la LEB Oro el Liberbank Oviedo Baloncesto afronta su tercer partido en ocho días. Y lo hace de nuevo ante su afición en el Polideportivo de Pumarín, con la visita a partir de las 19.30 horas de otro de los huesos duros de la competición, el siempre temible Chocolates Trapa Palencia.

Después de estrenar su casillero de triunfos en el enfrentamiento del pasado miércoles ante el Cáceres, el equipo que dirige Javi Rodríguez quiere hacer lo propio como local tras rozar con la punta de los dedos la victoria en el estreno liguero contra el Bilbao. Un partido que se resolvió en la prórroga a favor de los 'hombres de negro' y que a pesar del resultado dejó a los seguidores azules con una buena sensación ante la imagen mostrada por su equipo.

Precisamente el equipo que dirige Álex Mumbrú comparte el coliderato de la segunda división del baloncesto nacional con el nuevo rival de los carbayones, el Palencia, así como con el Lleida y el Melilla, siguiente equipo que visitará Pumarín el sábado 27 de octubre. Todo un claro ejemplo de la dificultad que entrañó el caprichoso sorteo del calendario para el arranque liguero del Liberbank, si a esto le sumamos que el próximo fin de semana se desplazará a tierras gallegas para medirse al Ourense.

Un viejo conocido

El Palencia llega a una cancha que bien conoce. Disputó doce partidos oficiales en las últimas cinco temporadas, tras firmar un pleno de triunfos en las dos primeras jornadas al imponerse al recién ascendido Real Canoe en el arranque de la LEB Oro, y esta semana al hacer lo propio ante su afición contra el filial del Barcelona.

Los duelos entre ovetenses y palentinos son algo habitual en estas últimas campañas, ya que desde el debut del equipo carbayón en la LEB Oro en la temporada 2013-14 se vieron las caras en veintitrés ocasiones, diez en partidos de fase regular y trece en play-off, estando aun fresca en la memoria la eliminación en la fase de ascenso de la pasada temporada, en la que los morados le dieron la vuelta a un 2-0 en la eliminatoria.

El balance histórico entre ambos equipos se decanta a favor del cuadro palentino con catorce triunfos por los nueve de los azules, aunque en lo que se refiere a choques ligueros están con empate a cinco victorias, por lo que esta tarde se desempatará. Además los de Javi Rodríguez cuentan a su favor que de las doce ocasiones que se vieron las caras en Pumarín, siete se saldaron a favor de los locales, tres de ellas en Liga y cuatro en los 'play-off'.

De cara a su visita a Oviedo el técnico morado Alejandro Martínez podrá contar con la totalidad de su plantilla, a excepción de la baja ya conocida de uno de los referentes de la categoría, Jordi Grimau a consecuencia de la fractura en el dedo pulgar que le obligó a pasar por el quirófano. Sí podrán estar después de superar unas molestias que arrastraron durante la semana el pívot marfileño Moussa Koné y el alero norteamericano Calvin Hermanson.

Una plantilla palentina en la que destaca en este arranque liguero otro viejo conocido de la afición carbayona, el serbio Nikola Cvetinovic. Junto al que fuera jugador de los azules en la segunda mitad de la temporada 2014-15, habrá que prestar atención al escolta norteamericano Steve Vasturi, el base Jorge Sanz, y el siempre incombustible Urko Otegui.

En cambio Javi Rodríguez mantendrá las ausencias habituales en este arranque de competición del ala-pívot lituano Rolandas Jakstas y el alero valenciano Josep Puerto, por lo que tendrá que volver a hacer uso de los jugadores del filial Alonso Meana y Antón Bouzán, este último fue uno de los más destacados en la primera mitad del partido del miércoles ante el Cáceres. Partido en el que Matti Nuutinen volvió a tirar del equipo con su acierto desde el perímetro, en una tarde-noche que difícilmente se olvidará con el acierto desde la línea de 6,75 metros, y donde Roope Ahonen, Davis Geks y Óliver Arteaga fueron piezas claves, al igual que deberán serlo hoy para superar a un difícil Palencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos