BALONCESTO

Fortaleza holandesa para la pintura

El nuevo pívot del Liberbank Oviedo, Joey van Zegeren, a su llegada al aeropuerto de Asturias. /  L. O. B.
El nuevo pívot del Liberbank Oviedo, Joey van Zegeren, a su llegada al aeropuerto de Asturias. / L. O. B.

El pívot Joey Van Zegeren completa el juego interior del Liberbank Oviedo

HUGO VELASCO OVIEDO.

A escasos días de hacer su debut sobre las canchas contra el Palencia en el Polideportivo de Pumarín, el nuevo técnico Javi Rodríguez ya tiene cerrada la línea interior del equipo con la llegada del pívot holandés Joey van Zegeren (Hoogeveen, 1990).

El jugador de 27 años y 2,08 metros se convierte en el noveno efectivo de la plantilla del Liberbank Oviedo Baloncesto y llega para acompañar a Óliver Arteaga en la tan complicada batalla sobre la pintura, en la que, con su centímetros y su corpulencia (ronda los 100 kilos de peso), debería ser una referencia a la hora de buscar el rebote ofensivo.

Tras su paso en la temporada 2010-11 por la Canarias Basketball Academy, en la que tuvo su primera toma de contacto con España, el holandés cruzó el 'charco' para enrolarse en la liga universitaria americana en las filas del Virginia Tech, equipo con el que jugó durante cuatro campañas. Durante su estancia en el equipo universitario disfrutó de sus mejores temporadas en la 2012-2013 y 2013-2014, en las que jugó más de treinta partidos, con una aportación media de siete puntos y cinco rebotes por encuentro.

En su última campaña en la liga universitaria (NCAA) vistió la camiseta de la Universidad de Northwestern, con la que disputó veinticinco partidos, en los que promedió 3,6 puntos y 3 rebotes en los cerca de 12 minutos que estaba sobre el parqué.

A la temporada siguiente -2015-16- y tras no lograr ser seleccionado en el draft de la NBA, retornó a Europa para jugar en la liga lituana con el Dzukija Alyatus, primero, y con el Römerstrom Gladiators Trier de la Primera División Alemana. El año pasado se enroló en la EuroMillions Basketball League belga con el Leuven Bears, equipo en el disputó la totalidad de los partidos de liga, 36, durante los cuales firmó unos registros de 7,8 puntos y 6 rebotes de media, en los más de 21 minutos que disputó por encuentro.

Su efectividad en el lanzamiento interior es uno de sus puntos fuertes, con unos porcentajes cercanos al sesenta por ciento de acierto. A pesar de estas cifras Zegeren no logró evitar que su equipo fuese el colista de la máxima división belga al ganar tan solo siete de los treinta y seis encuentros.

El director General del Liberbank Oviedo, Héctor Galán, reconoce que ya le tenían echado el ojo al pívot holandés. «Es un jugador del que ya teníamos información de él en el verano, pero es con la marcha de Mouhamed Barro cuando toma más protagonismo», indica Galán, que define a su nuevo hombre fuerte sobre la pintura. «Destaca en las finalizaciones, pick&roll, continuaciones, y creemos que también nos puede ayudar bastante en la faceta defensiva ya que es un jugador muy móvil, intimidatorio, que puede defender en algunas ocasiones a jugadores en el puesto de cuatro», señala el director general, que añade: «Esperamos que nos de esa intensidad, solidez y esa fuerza defensiva, además de que con su aportación nos haga crecer como equipo».

Con esta llegada, a los ovetenses solo les falta la incorporación de un alero para completar las diez fichas del primer equipo, a las que se unirán los cuatro jugadores procedentes del equipo de Liga EBA.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos