Andrea Malanda regresa a las pistas un año después de su lesión

Andrea Malanda, ya con el balón, señala la rodilla que le tuvo en el dique seco un año. / MARIETA
Andrea Malanda, ya con el balón, señala la rodilla que le tuvo en el dique seco un año. / MARIETA

La palentina sólo piensa en «coger el ritmo cuanto antes»

SANTY MENOR AVILÉS.

Como si de un capricho del destino se tratase, Andrea Malanda regresó el pasado sábado a las pistas con la camiseta del Inmobiliaria Víctor Antuña Adba prácticamente un año después de caer lesionada en el polideportivo de La Magdalena. La palentina de adopción se lesionó el 13 de enero de 2018 y volvió a la cancha el 14 de enero de 2019, fechas que no olvidará, pues la ya superada lesión era la primera que sufría en su carrera deportiva.

«La verdad es que ya tenía muchas ganas de participar, de volver a sentirme jugadora», explica la base de 28 años, que acumula ocho temporadas consecutivas en Liga Femenina 2, repartidas entre Valladolid, Universidad de Oviedo y Adba. La capitana del conjunto avilesino asume que «la recuperación fue larga, más de lo habitual, porque tenía mucha rigidez en la rodilla y tuve que volver a pasar por el quirófano, de ahí que de los seis-siete meses de rigor yo pasase al año de rehabilitación», recuerda.

Muchos meses de entrenamiento en solitario, de paciencia y de fuerza de voluntad que han merecido la pena, pues «vuelvo a hacer lo que más me gusta». Malanda no oculta que «nada más lesionarme tuve la tentación de retirarme, pero, en frío, decidí que no quería que una lesión me hiciese abandonar el balonecesto, prefiero dejarlo cuando yo lo decida», sonríe. Ante el Cortegada disputó sus primeros minutos, pero tiene claro que «todavía queda mucho para recuperar mi mejor versión. Es mucho tiempo parada y no es que me falte un poco de ritmo, es que me falta de todo», sostiene, exigente consigo misma.

Para Juanjo García y para sus compañeras, su regreso es la mejor noticia del mercado invernal, pues se trata de la máxima anotadora del equipo en la temporada 2016-2017 y la segunda en la 2015-2016, las dos últimas campañas que pudo disputar completas, por encima de americanas y de fichajes procedentes del extranjero. Sin embargo, Malanda está agradecida con el trato del club y de todos sus componentes, pues «en ningún momento me presioanron para regresar. Me apoyaron en todo momento y me han dado mucha confianza, pero siempre teniendo claro que mi salud era lo primer. Estoy muy contenta de estar en este club».

Inmerso en una mala racha de resultados, el Adba necesita como el comer que Malanda vuelva a tomar la batuta del equipo, si bien la palentina se muestra optimista de cara a «salvarnos antes de la última jornada. Contra los equipos de nuestra Liga hemos competido muy bien y seguro que lo conseguimos»

 

Fotos

Vídeos