BALONCESTO EN SILLA

El Garmat recibe un severo correctivo en Jardín de Cantos

Juan Pablo Barcia busca un pase presionado. /  OMAR ANTUÑA
Juan Pablo Barcia busca un pase presionado. / OMAR ANTUÑA

N. G. AVILÉS.

El Garmat Avilés recibió un severo correctivo en la visita del Puertollano a Jardín de Cantos, donde se dio un festín ganando por 32-71 en un partido sin más historia y en el que los locales estuvieron muy desafortunados en el lanzamiento, para acabar hundiéndose también en su trabajo defensivo.

El primer cuarto fue el único en el que se pudo ver un juego equilibrado, con el Garmat dando el máximo para frenar el mejor ataque de los visitantes. Un pírrico 7-9 de parcial que dio paso al inicio de la debacle avilesina, con fallos reiterados en la anotación ante un rival que hizo valer la experiencia de varios de sus jugadores. Un 10-22 de parcial para el 17-31 del descanso dejaba el choque casi resuelto, aunque la brecha se fue abriendo canasta a canasta para un Puertollano que pasó por encima del Garmat.