Liga EBA

El Huniko Gijón eleva su ritmo

Pablo Bretón anota una canasta en presencia de Malik Wineglass, atento al rebote. / JOAQUÍN PAÑEDA
Pablo Bretón anota una canasta en presencia de Malik Wineglass, atento al rebote. / JOAQUÍN PAÑEDA

Los rojiblancos, liderados por Bretón y Carlos Suárez, superaron con facilidad al Narón en un partido que se rompió en el tercer cuarto

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

El Huniko Gijón Basket parece dispuesto a convertir el Palacio en un fortín una temporada más. Los rojiblancos, que solamente perdieron como locales un partido en todo el curso pasado, ante el intratable Marín, prolongaron ayer su racha a costa del Baloncesto Narón en un encuentro que quedó roto en el tercer cuarto. Carlos Suárez y Pablo Bretón fueron dos de los hombres más destacados en el cuadro de Fran Sánchez.

Al Huniko Gijón Basket le costó unos minutos entrar en el partido. En el primer cuarto, el Baloncesto Narón parecía sentirse más cómodo sobre la cancha del Palacio de Deportes. Bretón aportaba pausa al juego del conjunto rojiblanco, pero el cuadro gallego exhibió un notable acierto desde el perímetro que hizo que dominara en el marcador durante la mayor parte de la primera mitad. El Huniko se mostraba impreciso, con pérdidas de balón poco habituales y cierta fragilidad defensiva.

88 HUNIKO GIJÓN

Bretón (13), Hatch (16), Ejim (9), Wineglass (15) Carlos Suárez (15) -quinteto inicial-, Llano (4), Dyachenko (16), Diego González, Edu Alonso y De los Santos.

66 BALONCESTO NARÓN

Abelleira (5) Anthony (21), Aller (4), Rey (18), Daniel García (10), Ezequiel Vázquez (8), Comendeiro Y Pérez-Pizarro.

Parciales:
21-23, 43-39, 68-49 y 88-66.
Árbitros:
Omar González y Tania Cadaya.
Incidencias:
Unos 400 espectadores en el Palacio de Deportes.

En el segundo cuarto, un triple de Dyachenko permitió a los de Fran Sánchez ponerse por delante en el marcador por primera vez en el partido. En ese instante, no obstante, el choque entró en un intercambio de golpes que mantuvo la incertidumbre sobre el posible desenlace final. El Huniko Gijón empataba rápidamente el partido cada vez que el Narón se ponía por delante. El bucle duró varios minutos.

Un triple de Carlos Suárez alivió a los de Fran Sánchez cuando el conjunto gallego consiguió distanciarse hasta los cinco puntos. Al descanso se llegó con ventaja para el Huniko Gijón por 43-39.

El paso por los vestuarios sentó de manera muy distinta a los dos equipos. El Huniko Gijón se desató al regresar a la cancha. Kenny Hatch, otro de los hombres más destacados en el equipo de Fran Sánchez ayer, aumentó la ventaja hasta los diez puntos con un triple lejano que levantó al público. Una antideportiva sobre Ejim -que en realidad había sido cometida sobre Wineglass- pudo encarrilar aún más el encuentro para el Huniko, pero el pívot canadiense no estuvo acertado desde la línea de tiros libres. Ejim pasó más desapercibido que en el partido anterior, en el que fue el máximo reboteador de la jornada. En cualquier caso, parece un jugador llamado a marcar la diferencia en la categoría.

El Huniko Gijón, crecido, metió una marcha más en defensa para aumentar su identidad. El Baloncesto Narón apenas encontró vías para surtir de balones a sus hombres interiores, que perdieron en el duelo individual con Malik Wineglass. Los gallegos apenas anotaron diez puntos en el tercer cuarto.

Reparto de esfuerzos

La ventaja permitió a Fran Sánchez dosificar esfuerzos y dar minutos a jugadores como Edu Alonso o De los Santos en el último cuarto. Antes, el Huniko Gijón tuvo tiempo de firmar un parcial de 20-0 que sentenció definitivamente el partido. Carlos Suárez, Kenny Hatch y Yevgeniy Dyachenko se lucieron desde el perímetro.

El Huniko Gijón arranca la liga con dos victorias consecutivas que lo sitúan en la zona alta de la tabla. La imagen y los resultados cumplen las expectativas sobre su potencial. El próximo domingo se medirá al Santo Domingo en Betanzos, a partir de las 19 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos