El Liberbank Oviedo muestra su peor cara

El pívot del conjunto ovetense Joey van Zegeren trata de anotar ante Stephens. /  MONCHO FUENTES
El pívot del conjunto ovetense Joey van Zegeren trata de anotar ante Stephens. / MONCHO FUENTES

El conjunto de Javi Rodríguez, endeble atrás, sin vocación colectiva y siempre a remolque, cayó con estrépito ante el Leyma Basquet Coruña

MANUEL GARCÍA SOLANO LA CORUÑA.

Aunque la visita al Leyma Basquet Coruña, instalado en la zona baja de la clasificación de la LEB Oro, podía parecer, a priori, propicia para el Liberbank Oviedo, el conjunto que dirige Javi Rodríguez cayó con estrépito en su visita al Palacio de los Deportes. Endeble atrás y sin vocación colectiva, tal como se encargó de lamentar su técnico al término del encuentro, cosechó su segunda derrota a domicilio, tras la sufrida en la cancha del Araberri.

98 BASQUET CORUÑA

0 LIBERBANK OVIEDO

Leyma Basquet Coruña:
Pablo Ferreiro, Stephens (11), Sergi Pino (17), Tyler (15) y Uchendu (9). También jugaron Louissaint, Bulic (17), Jorge García, Araújo (10), Jeffrey (15), Rubén Souto y Andrés Miso (4).
Liberbank Oviedo:
Óliver (10), Jakstas (9), Geks (6), Antón Bouzan (6) y Sergio Llorente (12). También jugaron Josep Puerto (3), Van Zegeren (8), Ahonen (11), Víctor Manuel Pérez (5) e Ignacio Rosa (6).
Parciales:
21-13, 15-17, 31-19, 31-27.
Árbitros:
Bravo Loroño y López Lecuona (Comité Vasco) y Carrera Rosdevall (Comité Catalán). Sin eliminados.
Incidencias:
Palacio de los Deportes de La Coruña, 1.200 espectadores.

Cierto es que la situación en la tabla del equipo coruñés, lastrado por un inicio de temporada gafado por las lesiones, es engañosa y con su triunfo de ayer encadenó su tercer triunfo seguido tras un arranque liguero para olvidar. La llegada de un jugador con los galones de Jeff Xavier ha servido de estímulo para un grupo diezmado por las bajas y castigado en varios finales igualados en los que siempre le salía cruz.

Lo peor, no obstante, para el cuadro ovetense no fue tanto la abultada derrota -cayó en cada uno de los cuartos- como las sensaciones que ofreció, siempre a remolque, errático durante muchos minutos y rendido desde prácticamente el comienzo del último cuarto.

El 6-0 inicial, con cuatro puntos de Pino, ya fue premonitorio del via crucis que le aguardaba al Liberbank Oviedo, por detrás en el tanteador desde la canasta inicial, salvo en un anecdótico 29-29 (minuto 17) tras una canasta del letón Geks.

Los triples dieron alas al conjunto naranja desde el inicio. Van Zegeren y Ahonen sostuvieron al Oviedo, siempre metido en el encuentro, aunque por debajo en el marcador y con muchos problemas para anotar. Cuatro puntos de Arteaga nada más comenzar la segunda mitad (36-32) resultaron un espejismo, ya que a partir de ese momento se desató el equipo local y con sendos triples de Pino la diferencia comenzó a subir de los diez puntos (47-34). El parcial de 15-4 resultó demoledor. Y la ventaja era de 18 al final del cuarto (67-49).

Con todo perdido, trató de aferrarse al encuentro el Liberbank, que revivió con dos triples de Ahonen nada más comenzar el último cuarto, bien complementados con un tapón de Van Zegeren. Los seis puntos de renta que se le esfumaron al equipo local en un abrir y cerrar de ojos (67-55) obligaron a Gustavo Aranzana a solicitar un tiempo muerto del que volvió el equipo naranja con un triple de Jeff Xavier que devolvió la calma a la escuadra local.

Ahí pareció agotar su último cartucho el conjunto de Javi Rodríguez. El Leyma se sintió fuerte y el cuadro ovetense, atascado en ataque, claudicó a muchos minutos del final. Las diferencias se elevaron por encima de los 20 puntos -24 fue la máxima ventaja local- y el Liberbank trató de capear el temporal como pudo, con minutos para jugadores menos habituales y ganas de que el suplicio acabase pronto.

Más