BALONCESTO I LEB ORO

El Liberbank Oviedo recibe al supercampeón de la LEB Oro

Javi Rodríguez da indicaciones en un entrenamiento. /  P. LORENZANA
Javi Rodríguez da indicaciones en un entrenamiento. / P. LORENZANA

De ganar esta mañana al Real Betis, los ovetenses certificarían de manera matemática el factor cancha para la primera ronda de los 'play-off'

HUGO VELASCO OVIEDO.

El Polideportivo de Pumarín lucirá sus mejores galas para presenciar, desde las 12.30 horas, el duelo entre dos de los mejores conjuntos de la LEB Oro, el Liberbank Oviedo Baloncesto y el Real Betis.

Los de Javi Rodríguez, que vienen de recibir esta semana el gran mazazo de la lesión del base Sergio Llorente, pero que en cambio tuvieron la alegría de la recuperación del capitán Víctor Pérez, intentarán convertirse en el quinto equipo que logra superar al ya campeón de liga.

Un triunfo que de llegar tendría varias recompensa, y no sólo la satisfacción de imponerse a una plantilla formada a base de estrellas, cuyo único objetivo era el de retornar por la vía rápida a la máxima división del baloncesto nacional, como así consiguieron. Ya que de ganar esta mañana el cuadro azul se aseguraría el factor cancha para la ronda inicial de los 'play-off' de ascenso a la ACB, además de dejarles casi asegura la tercera posición de la tabla. Por si esto fuera poco, los carbayones igualarían el récord histórico de triunfos del club ovetense en la LEB Oro, veintidós victorias, una marca cosechada en las dos últimas campañas.

Por su parte, el Real Betis, que cantó el alirón liguero hace dos semanas, se presenta en Oviedo con una racha de siete jornadas consecutivas sin conocer la derrota y con unos registros casi perfectos. De las treinta y un jornadas disputadas, los de Curro Segura tan sólo cedieron el triunfo en cuatro de ellas: Huesca, Valladolid, Palma y Bilbao, todas a domicilio. Además, los hispalenses cuentan con el mejor ataque de la competición, al promediar ochenta y dos puntos por partido.

El conjunto bético después de conquistar la Copa Princesa de Asturias ante su público, en una final en la que superó al Bilbao, y con el título liguero ya en el bolsillo, sigue con hambre de logros, ya que su nuevo objetivo es igualar el récord de victorias en la LEB Oro. Un honor que ostenta el Murcia desde la temporada 2010-2011, campaña en la que lograron el título liguero después de sumar treinta triunfos durante una fase regular, que al igual que en esta ocasión, contaba con treinta y cuatro jornadas.

Para poder alcanzar esa marca el cuadro sevillano deberá imponerse en los tres compromisos que le restan, por lo que el duelo de esta mañana en Pumarín como una final para ellos. El técnico Curro Segura tendrá la importante ausencia de uno de sus hombres fuertes en el lanzamiento exterior, el alero Thomas Bropleh, a consecuencia de la intervención quirúrgica a la que se sometió el jugador estadounidense para superar una tendinopatía rotuliana, que le aparta del duelo de este mediodía. Además, el escolta Tobias Borg será duda hasta última hora, por unas molestias en el costado, lo que llevó a Segura a convocar al canterano Stefan Vlahovic para completar la expedición bética. Hará una prueba poco antes del encuentro.

Quienes en cambio si estarán en Pumarín serán las restantes estrellas de la plantilla verdiblanca, como son el pívot Matt Stainbrook, el base Dani Rodríguez, el ala-pívot Obi Enechionyia, el escolta Johny Dee, o el pívot Tunde Olumuyiwa, quien lidera el ranking de anotación de la categoría en lanzamientos de dos puntos, con un porcentaje superior al setenta por ciento.

Sin duda, el partido es de un gran atractivo para el aficionado, que, a buen seguro, llenará Pumarín.