El Liberbank quiere la revancha

Javi Rodríguez y su ayudante Jorge Álvarez, en Pumarín. / P. LORENZANA
Javi Rodríguez y su ayudante Jorge Álvarez, en Pumarín. / P. LORENZANA

El cuadro ovetense se aferra al 'efecto Pumarín' para dejar atrás los dos malos cuartos iniciales del primer partido y lograr la victoria ante los gallegos | Los de Javi Rodríguez buscarán igualar la serie antes de poner rumbo a Ourense

HUGO VELASCO OVIEDO.

El segundo capitulo de la eliminatoria de cuartos de final entre el Liberbank Oviedo Baloncesto y el Río Ourense Termal comenzará a escribir sus primeras letras a partir de las 17 horas en el Polideportivo de Pumarín. En ese momento se iniciará un duelo importante para el conjunto ovetense, el cual buscará igualar la serie tras el tropiezo del pasado jueves, en el que cayó por 76-80 ante el conjunto que dirige Gonzalo García de Vitoria.

Con las dudas despejadas en el puesto de base, después de que Roope Ahonen y Sergio Llorente disfrutasen de minutos el jueves, siendo ambos los mejores del equipo, la única preocupación con la que parte Javi Rodríguez es la del canterano Alonso Meana, el cual se recupera del golpe que sufrió en el hombro la semana pasada.

De cara a este partido, se espera un lleno absoluto en las gradas del municipal ovetense, donde la afición volverá a jugar un papel fundamental con el tan temido 'efecto Pumarín'.

Rebote defensivo

Por su parte, el Liberbank deberá conseguir mantener a lo largo de los cuarenta minutos una alta intensidad, tanto defensiva como ofensiva, como ya hiciese en la recta final del choque del jueves. Los de Javi Rodríguez concedieron durante los primeros minutos muchas segundas oportunidades en ataque al Ourense al no cerrar el rebote defensivo, algo enmendaron en los últimos diecisiete minutos. Esa mejoría, unida a una mayor fluidez en la circulación del balón, permitió a los azules darle la vuelta al marcador y recuperar una desventaja de catorce puntos. Incluso se llegaron a poner al frente del electrónico por primera vez en el encuentro.

La imagen mostrada durante la segunda mitad del jueves será la que deberán repetir esta tarde si quieren poner el empate a uno en la serie. Además, se espera una mayor aportación de los hombres interiores como Óliver Arteaga y Joey Van Zegeren, a quienes los colegiados no les permitieron mucho margen de maniobra sobre la pintura. Igualmente, Rolandas Jakstas, quien se cargó pronto de faltas personales, y Davis Geks tendrán una nueva oportunidad de demostrar el peso que tienen en la plantilla ovetense.

Por su parte el Ourense, que se ejercitó ayer de tarde en Pumarín, mantiene la duda de Pepo Vidal, con molestias en el tobillo. Con la incógnita del base, los de García de Vitoria intentarán despedirse de Oviedo con un pleno de triunfos que les acerque a la final a cuatro.

Más