La canasta pasa de hijos a progenitores

La canasta pasa de hijos a progenitores
Jose, de L'Arbeyal, se levanta para lanzar a canasta en el partido ante la Atlética Avilesina. / Marieta

Seis equipos participan en la primera edición de la competición de baloncesto para padres

El deporte no tiene límites y, además de llegar más lejos que cualquier discapacidad, sexo o edad, es capaz de intercambiar roles entre padres e hijos. Es el caso de la Liga de Padres que organiza la Federación de Baloncesto del Principado de Asturias (FBPA). Los padres siguieron a las madres, que ya llevan más campañas compitiendo, y se unieron este año para enfrentarse en una competición paralela a la de sus hijos con la que experimentar en carne propia la «competitividad» sobre la pista.

Esta categoría, que se estrena con seis equipos y dos más previstos para la próxima temporada, la impulsa el vicepresidente de la FBPA y responsable de competiciones, Alberto Cuervo. Las madres, que van por delante, han crecido hasta crear dos categorías, con diez equipos en total y sus respectivos ascensos y descensos. «Son los propios padres quienes propusieron una para ellos. No descartamos mezclar ambas ligas, pero salieron seis clubes. Son padres de jugadores en activo, mayores de 35 años y que no han estado federados en los últimos seis», explica el dirigente.

La iniciativa cumple el objetivo, que no es otro que hacer que los padres vivan directamente lo que ya viven las madres y sus propios hijos e hijas cada fin de semana. «Son jugadores federados a todos los efectos, por lo que las típicas pachangas se convierten en una competición entre ellos», señala el vicepresidente.

En esa línea apunta José Ramón Berbia, entrenador-jugador de uno de los colíderes, la Atlética Avilesina. «Este proyecto refuerza nuestra relación con el club y con nuestros hijos. Es un aliciente para hacer deporte, solo que nos cuesta un poco más recuperarnos y combinar horarios con el trabajo», bromea el técnico, que agradece jugar cada quince días.

Para Berbia, el protagonismo siguen teniéndolo sus hijos e hijas, que aportan siempre comentarios y críticas. «Somos más competitivos de lo que reconocemos, pero es positivo. Disfrutamos como enanos y el grupo de whatsapp del equipo parece de adolescentes. Saboreamos la Liga hasta en el postpartido con nuestras familias», comenta el también jugador.

El liderazgo en solitario lo disputan los avilesinos y el Grupo Covadonga, empatados a puntos tras haber ganado sus cuatro partidos y rivales la próxima jornada. Un 'clásico' que enfrenta a rivales habituales en categorías como balonmano o atletismo. Al frente del equipo de padres del Grupo está Emilio Mauro, que también compagina su faceta en el banquillo con el papel de jugador. «Mis hijos no me vieron en una pista de baloncesto y ese es uno de los motivos por los que vuelvo a competir. Para otros padres esta es la primera vez que lo hacen en un deporte al que les engancharon sus hijos e hijas, y ellos son, sin duda, los que más están disfrutando», explica Emilio Mauro.

El jugador del equipo gijonés destaca el compromiso de los suyos, y, aunque con «las limitaciones de la edad», señala que hay competitividad en la pista y que entrenar a padres se asemeja a los niños por «la ilusión».

Competición adictiva

Valentín Jimeno, que defiende la camiseta del Art Chivo, siempre había sido aficionado al baloncesto y reconoce que ahora la competición le resulta adictiva. «A los niños se les hace extraño ver a sus padres competir como ellos. Aunque el nivel de juego puede mejorar, el de disfrute que tenemos es insuperable», comenta Jimeno. El propio jugador matiza que la experiencia les está sirviendo para darse cuenta de que es fácil aconsejar y corregir desde la grada, pero que, cuando a uno le toca a hacerlas, «no es tan fácil».

Berbia lo tiene claro y apunta a que la cancha, iguala a todos. «Las dificultades en pista nos hacen respetar más a nuestros hijos e hijas como deportistas, ¡con pulsaciones y bajo presión las cosas son distintas!», concluye uno de los padres de una Liga en la que bueno rollo y rivalidad son compatibles.