«Ya estoy mucho mejor y espero poder empezar a entrenar en el mes de octubre»

«Ya estoy mucho mejor y espero poder empezar a entrenar en el mes de octubre»

Byron Álvarez se toma con filosofía la lesión sufrida en el aparatoso accidente sufrido por el Garmat Avilés y sólo piensa en volver a jugar al baloncesto

SANTY MENOR AVILÉS.

Byron Álvarez sigue siendo un ejemplo de todo. Un accidente laboral le hizo cambiar el fútbol por el baloncesto en silla y otro de tráfico, el conocido del pasado 6 de abril, a punto estuvo de dejarle sin esto último. Por fortuna, todo quedó en un susto grave y el lugonense se recupera en casa, ya sin escayola, de las fracturas sufridas en el cúbito y el dedo pulgar, así como de una lesión en los tendones de la mano derecha.

«Cuando pasó todo sí que me temí lo peor, pero en cuanto me dieron el diagnóstico en el hospital y vi lo que era, supe que iba a poder volver a jugar», recuerda Byron, ya con mucho mejor ánimo. El jugador recuerda poco de lo sucedido en la carretera. «Pasó muy rápido. Estábamos de viaje, uno más, para jugar en Madrid, y de pronto me vi con la furgoneta encima del brazo». Fue clave la rapidez de los viajeros del coche que seguía a la furgoneta en la autopista. «Sin ellos, todo hubiese sido distinto. El hombre me vino a ver al lunes siguiente al hospital», cuenta agradecido.

Todo el mundo se ha volcado con Byron desde el día del accidente, desde sus compañeros hasta autoridades de primer orden. «Me sentí muy arropado desde el primer momento. ¿Mi familia? Al principio se llevaron un gran susto, se les vino a la cabeza el accidente anterior, pero, al igual que yo, fueron viendo que la cosa no era tan grave y me iba a recuperar».

El lugonense hace ya vida normal, aunque con matices. «El médico me dice que no apoye mucho la mano por el tema de los tendones». Si todo va bien, en octubre podría volver a entrenar y sueña con volver a competir con el Garmat. «Espero que la campaña iniciada por Fedema vaya para adelante y podamos recuperar las sillas de juego. A partir de ahí, creo que volveremos a competir».

En su caso, Byron se encuentra totalmente recuperado psicológicamente. «Volvería a viajar mañana mismo. No hay que vivir con miedo. Si viviésemos así, no saldríamos nunca de casa», concluye.

Más