El nuevo Círculo empieza a encajar sus piezas

La plantilla del Círculo Gijón, tras el entenamiento matinal de ayer celebrado en el Palacio de Deportes. /  E. C.
La plantilla del Círculo Gijón, tras el entenamiento matinal de ayer celebrado en el Palacio de Deportes. / E. C.

El equipo gijonés comenzó el trabajo en cancha tras la incorporación de los jugadores foráneos

VÍCTOR M. ROBLEDOGIJÓN.

El nuevo Círculo Gijón ya funciona a pleno rendimiento. Después de arrancar el pasado miércoles los entrenamientos con los jugadores nacionales, el equipo gijonés trabaja con la práctica totalidad de su plantilla tras la llegada el viernes de los jugadores foráneos. Todos superaron satisfactoriamente las pruebas médicas y están a las órdenes de Nacho Galán, que ayer dirigió la primera doble sesión preparatoria de la pretemporada.

Los primeros entrenamientos están sirviendo para que el cuerpo técnico y los propios jugadores comiencen a compenetrarse antes de trabajar en aspectos más tácticos y técnicos. La sensación inicial de los técnicos no ha podido ser más positiva. «Estoy muy contento. Nos hemos encontrado a los jugadores que realmente habíamos fichado, no hemos tenido sorpresas. Cada uno está respondiendo a las expectativas que teníamos de ellos. Es un poco pronto para valorar lo que podemos llegar a hacer, pero estoy muy contento», apunta Nacho Galán.

El Círculo Gijón ha afrontado una profunda renovación en su plantilla este verano, con solamente dos jugadores que se mantienen respecto a la temporada pasada. A Javi Menéndez y Ángel Moro se han unido los también asturianos Edu Lada y Jaime Llano, así como los nacionales Carlos Poyatos y Joaquín Portugués, y los extranjeros Gregorio Adón (República Dominicana), Henry Jadersten (Suecia), Jamal Reynolds (Canadá), Rob Ukawuba (Nigeria) y Mackuei Pundack (Australia). Este último re incorporará a los entrenamientos el próximo 4 de septiembre. Es la única ausencia en un plantel en el que no se esperan nuevas incorporaciones antes del comienzo de la competición en LEB Plata salvo que surja una gran oportunidad en el mercado.

«Los días más complicados empiezan ahora, a partir del tercer o cuarto día», apunta Nacho Galán, «ya que al principio, la ilusión por conocer el club, la cancha o los compañeros te hace olvidarte de otras cosas». En ese sentido, el técnico subraya la necesidad de trabajar con el grupo atendiendo a las necesidades individuales «para que se sientan cómodos y a gusto, y puedan así disfrutar de lo que están haciendo».

Las apenas tres sesiones en las que han trabajado todos juntos no son aún suficientes para que el cuerpo técnico saque conclusiones de la plantilla, aunque Galán destaca el buen trabajo de otro de los recién llegados, el cangués Jaime Llano. «Creo que va a darnos más juego de lo que esperábamos. Este año, jugando en la posición suya, de alero, va a poder aportar más al equipo. Es la primera sorpresa de la temporada. Los demás han respondido como esperábamos de ellos».

El Círculo Gijón disputará su primer amistoso de pretemporada el próximo domingo 1 de septiembre en Torrelavega ante el Estela. Una semana después, el conjunto cántabro devolverá la visita a Gijón. Antes del comienzo de la temporada, los de Nacho Galán jugarán también la Copa Principado ante el Gijón Basket en el Palacio.