BALONCESTO

El nuevo proyecto deportivo del Víctor Antuña Adba empieza a tomar cuerpo

Ana Oraá, con su nueva camiseta, con Edu López, María José Ondina y Víctor Antuña. /  JOSÉ PRIETO
Ana Oraá, con su nueva camiseta, con Edu López, María José Ondina y Víctor Antuña. / JOSÉ PRIETO

La ovetense Ana Oraá es el primer fichaje para la próxima temporada y llega del Universidad para reforzar el tiro exterior del equipo avilesino

NACHO GUTIÉRREZ AVILÉS.

El nuevo proyecto deportivo del Inmobiliaria Víctor Antuña Adba empieza a coger cuerpo con el primero de una lista de fichajes para formar una plantilla que respecto a la pasada temporada será casi totalmente nueva. La primera en llegar ha sido la ovetense Ana Fernández Oraá, una alero ovetense de 24 años con experiencia en Liga Femenina 2 con el Universidad de Oviedo, del que llega, y que tiene pasado avilesino en el desaparecido Expobasket.

El club avilesino, que cerró el acuerdo con su nueva jugadora el viernes, hizo ayer la presentación en las oficinas del patrocinador del club, con la presencia del mismo Víctor Antuña, la presidenta María José Ondina, el nuevo director deportivo del primer equipo, Eduardo López, y Amalio Álvarez, responsable deportivo del club.

«Se trata de una jugadora con buen lanzamiento exterior, un alero que maneja el balón como para poder actuar como uno. Y es muy trabajadora en defensa», recalcó Edu López a la hora de razonar los motivos del fichaje de la ovetense, que viene a cubrir un puesto de anotación exterior que el equipo del renovado Juanjo García careció la pasada campaña. «Teníamos claro que era una posición que necesitábamos reforzar y Ana es un gran fichaje, se trata de una de las jugadoras asturianas más importante».

Malanda, aún lesionada, y 'Piki' son las únicas que podrían seguir de la campaña pasada

Ana Oraá dijo en su presentación que «me encantó el proyecto que me presentó Edu y hablé con Juanjo por teléfono. Espero aportar lo mejor para ayudar al equipo, disfrutar y que podamos alcanzar los objetivos», subrayó la alero, que en Liga 2 firma una media de puntos por partido cercana a la decena. La ovetense tiene tres años de experiencia en la categoría, entre el Universidad y media campaña en el Promete de Logroño.

El colegio San Ignacio de Oviedo es su cuna en el baloncesto y en sus equipos estuvo hasta cadete, dando un giro a su carrera al incorporarse al Expobasket de la mano del técnico avilesino Juanmi Menéndez, con el que jugó en categoría junior y en Primera División, y con el que se fue al Tresa Basket Mar de Gijón un par de temporadas antes de recalar en el Universidad.

El nuevo proyecto del Víctor Antuña Adba tendrá muchas caras nuevas ya que la mayoría de jugadoras de la campaña pasada no van a continuar, salvo las canteranas. Tan sólo dos podrían seguir, la ovetense Sara Fernández 'Piki' y la cántabra Andrea Malanda, siempre que esté recuperada de su grave lesión de rodilla. Hasta octubre no podrá regresar a los entrenamientos y una vez que lo haga valorará junto con el club la posibilidad de permanecer en el equipo un año más. Las nacionales Noelia Pariente y Raquel Navarro tienen pocas opciones de renovar, como tampoco lo harán las americanas: Sierra Moore se ha comprometido con un equipo de Liga 2 del otro grupo sin desvelar aún el nombre, y la nigeriana Ashley Ezeh anunció su deseo de regresar a la liga Argentina. Por último, la portuguesa Joana Ferreira también está descartada

Así las cosas, Juanjo García y Edu López tendrán que hacer un equipo partiendo casi de cero y en el que se ha fijado el cupo de cuatro jugadoras de fuera entre nacionales y foráneas, por lo que el resto serán de Asturias, sin olvidar a las canteranas, entre ellas Sara Fraile, que fue el gran descubrimiento del pasado ejercicio al coger la responsabilidad de jugar muchos minutos incluso como titular con 16 años. Con las cadetes empujando muy fuerte, en el club hay muchas esperanzas en el futuro a corto plazo.

En los próximos días el Adba seguirá avanzando en su proyecto de cara a una temporada que se iniciará el 6 de octubre y en la que se repite el modelo con 28 equipos repartidos en dos grupos de catorce y de los que subirán dos en los 'play off' y descenderán cuatro, los dos últimos de cada grupo. El objetivo de las avilesinas vuelve a ser el de la permanencia a la espera de tiempos mejores.

 

Fotos

Vídeos