El padre hizo historia con el Villa de Avilés llegando a la Asobal

José Brandy fue uno de los jugadores que hicieron historia con el Villa de Avilés en su ascenso a la Liga Asobal a finales de los años ochenta. Producto de la cantera de Llaranes, se juntó con una generación de oro y llegó a jugar con la selección española junior y varios años en la máxima categoría, primero en el Villa y después en el Tenerife Tres de Mayo. En su regreso a Asturias jugó a nivel más modesto en el Sporting de Gijón y el Deportivo Gijón, en el que se retiró a los 27 años tras una lesión de rodilla.

Su altura, 1.86, no le permitió crecer en la elite como lateral, pero fue un acreditado goleador gracias a su impresionante salto y la fuerza de su brazo derecho: «He visto algunas imágenes de vídeo, fotos y recortes de prensa en casa de mis abuelos, pero no nos ha contado mucho». Si el padre llegó a lo más alto con el Villa, para Sara sería «un sueño» conseguir lo propio con el Adba, pero no se toma el baloncesto como su prioridad: «Lo primero son los estudios».

 

Fotos

Vídeos