Paso en falso del Teslacard

Shane Osayante lucha por un balón con Marco, del Morón./Aurelio Flórez
Shane Osayante lucha por un balón con Marco, del Morón. / Aurelio Flórez

La gran reacción del último cuarto no fue suficiente para el equipo gijonés, que encadena su cuarta derrota consecutiva

VÍCTOR M. ROBLEDO

El acierto de Kedar desde el perímetro –anotó tres triples en poco más de un minuto– silenció al Palacio de Deportes en la recta final del primer cuarto. La exhibición exprés del escolta canadiense fue el punto de inflexión de un partido clave que resultaba clave en las aspiraciones del Teslacard de salvar la categoría. Kedar abrió la primera brecha en el marcador y los de Nacho Galán no supieron jugar con los nervios y el marcador en contra hasta los últimos cinco minutos, cuando protagonizaron una espectacular remontada que es hizo soñar con la victoria.

El partido comenzó de forma igualada, sin que ninguno de los dos equipos se hiciera con el control del juego. El Teslacard sufría en la zona donde Malick se imponía a sus hombres interiores, pero transmitía buenas sensaciones en sus transiciones ofensivas. La irrupción de Kedar en los tres últimos minutos dio la vuelta por completo al choque y permitió a su equipo coger una ventaja de once puntos antes del final del cuarto.

El Teslacard trató de reaccionar al inicio del segundo. Martyce respondió a la exhibición desde la línea de tres del equipo andaluz en los diez primeros minutos con dos triples que dieron oxígeno a los suyos. Los gijoneses, sin embargo, seguían mostrándose blandos en defensa y poco acertados en el rebote. El Morón no se puso nervioso al ver reducida su ventaja hasta los siete minutos y antes del descanso se disparó hasta un 38-53 bajo la dirección de Aramburu, otro de sus hombres destacados.

El paso por los vestuarios sentó bien al Teslacard, que redujo diferencias por medio de Osayande y Martyce, pero Aramburu corrtó la remontaa con un triple lejano. Ambos equipos entraron entonces en una fase de cierta imprecisión y el ritmo de puntuación se redujo.

A falta de cinco minutos para el final, el partido parecía completamente resuelto con un 58-72 en el marcador, pero el Teslacard, espoleado por Javi Menéndez y por el público del Palacio, se metió de lleno con un parcial de 12-0. No es la primera vez que el equipo gijonés ofrece dos caras opuestas en la misma tarde.

Los de Galán tuvieron la última posesión para llevarse la victoria tras una antideportiva de Vázquez. En la acción definitiva, sin embargo, la pareja arbitral señaló una muy discutida falta en ataque de Osayande después de que el canadiense hubiese anotado la que parecía la canasta de la victoria. No hubo tiempo para otro arreón. El desenlace volvió a ser cruel para el Teslacard, que empieza a complicarse la permanencia.