«El proyecto del Adba es muy ilusionante»

«El proyecto del Adba es muy ilusionante»
Iago Castro, durante un tiempo muerto en su etapa como entrenador en Galicia. / LVA

El gallego Iago Castro cierra el staff técnico del conjunto avilesino, «el más joven del basket profesional»

SANTY MENOR AVILÉS.

El Antuña Adba, patrono de Fundavi, apunta alto. Después de varios veranos apurando hasta última hora para intentar cerrar incorporaciones que marcasen la diferencia, estas vacaciones han sido muy distintas. Amalio Álvarez delegó en Edu López la dirección deportiva del primer equipo y el exjugador, junto a Juanjo García, han compuesto en tiempo récord la plantilla más completa de los últimos años.

Pero las mejoras no se han quedado dentro de la cancha. También fuera. Y es que, tras la salida de Álex Menéndez, Juanjo García contará, además de con el preparador físico César Rodríguez y de la recuperadora Olga Blanco, que continúan en el club, con el joven técnico gallego Iago Castro como ayudante.

A sus 22 años, Castro es uno de los entrenadores con más futuro del norte de España. Se inició en los banquillos hace siete años, en 2011, en el colegio Fray Luis de Granada (Sarria), y desde entonces ha pasado por todas las categorías, hasta dirigir a un equipo senior con 20 años. «Desde siempre me gustó enseñar», reconoce. «Mi padre era directivo en el club y, además de jugar, me enganché también a entrenar. Creo que no me equivoqué, porque aquí sigo», sonríe.

«Estoy muy agradecido por la confianza que me están dando desde el primer momento»

Después de varios éxitos en las categorías base de Galicia, llegando a ser seleccionador de Lugo y colaborador de la Federación Gallega en programas de seguimiento de jugadores a nivel autonómico, a Iago Castro le ha llegado la oportunidad este verano de llegar al baloncesto profesional de la mano del Inmobiliaria Víctor Antuña Adba. «La verdad es que estoy muy contento e ilusionado por formar parte de este proyecto. Desde que contacté con el club rápidamente me llamaron tanto Edu como Alfonso y la confianza ha sido total. Hablo con Juanjo a diario y la relación es muy fluida. Tenemos una manera de entender el basket muy similar y está siendo muy positivo trabajar a su lado».

Iago hace hincapié en que «Juanjo es del 92 y yo del 95, por lo que se puede decir que seremos, casi con total seguridad, el staff técnico más joven del baloncesto profesional español. Sin embargo, aunque la edad pueda parecer una carga, estoy seguro de que sabremos sacarle la parte positiva y aprovecharla. Él lo ha hecho y eso también me ha gustado del proyecto, poder trabajar con alguien joven y con tantos conocimientos como tiene él».

Maestro de Educación Primaria y cursando un máster de psicología deportiva, a la espera de iniciar un doctorado, la ilusión de Iago Castro es poder dedicarse al mundo del baloncesto. «Es complicado, pero agotaré hasta la última opción. La del Adba es una gran oportunidad. Viviré en Gijón y me dedicaré en cuerpo y alma al club». En ese sentido, además de ser el ayudante de Juanjo en el primer equipo, dedicándose también a labores de scouting, dirigirá a los equipos junior y cadete de la escuela. «Al final es baloncesto y la ilusión tiene que ser la misma ya sea entrenando a benjamines que a un equipo senior. He sido primer entrenador o segundo en todas las categorías excepto en infantiles, y de cada temporada y cada grupo me he llevado una experiencia y un aprendizaje distinto».

Un buen grupo

Iago Castro, que ha seguido de cerca la planificación de la plantilla del Antuña Adba, coincide en que «tenemos una plantilla muy completa. Es joven, pero todos sabemos de las virtudes que tiene la gente joven e intentaremos sacar el máximo partido de ellas. Además, hay un gran grupo humano. Algo que me está gustando del Adba es que a la hora de fichar tiene en cuenta cómo son las jugadoras y pienso que hay mimbres para hacer una muy buena temporada».

Castro tiene ganas de que llegue el primer entrenamiento. Mientras tanto, sigue «trabajando, porque aunque estemos de vacaciones al final estoy todo el día con Juanjo al teléfono mirando y preparando cosas». El gallego concluye agradeciendo «la confianza y la responsabilidad que me están dando desde el principio, a pesar de mi juventud».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos