BALONCESTO

Roope Ahonen, en el quinteto ideal de la jornada

Bouzán, Llorente, Meana, Van Zegeren y Jakstas, en plena sesión de 'spinning'. /  OCB
Bouzán, Llorente, Meana, Van Zegeren y Jakstas, en plena sesión de 'spinning'. / OCB

La actuación del finés en Miribilla, con un gran acierto en el lanzamiento desde el perímetro, fue clave para el triunfo ovetense en Bilbao

HUGO VELASCO OVIEDO.

La segunda vuelta de la LEB Oro no podía empezar mejor para el Liberbank Oviedo Baloncesto que, a pesar de sus problemas, con las lesiones se llevaba un importante triunfo ante uno de los equipos más fuertes de la competición, el Bilbao Basket, y en una de las canchas más imponentes del país, Miribilla, donde se reunieron este domingo más de 6.000 espectadores.

Ante ese gran ambiente una figura brilló sobre el parqué, el base finés Roope Ahonen, quien fue duda hasta el último momento a consecuencia de las molestias en el abductor que le impidieron jugar la semana anterior ante el Prat.

La buena mano de finés en el lanzamiento exterior, con un seis de nueve desde el la línea de 6,75 metros, junto a sus seis puntos en la tan temida línea del tiro libre en los momentos decisivos, llevaron en volandas a los ovetenses al triunfo, así como al base al quinteto ideal de la jornada en la LEB Oro.

Los 22 tantos de valoración, gracias a sus 21 puntos, cuatro rebotes, dos asistencias y cuatro faltas recibidas, fueron merecedores de la distinción de la liga como mejor base.

Una recompensa al importante trabajo que desempeña Ahonen en el juego ofensivo del equipo, al ser el tercer máximo anotador de la plantilla, a pesar de perderse cuatro encuentros. Erigiéndose además como el mejor tirador del Liberbank, y segundo mejor triplista de la categoría, con un acierto del 50 por ciento desde la línea de 6,75 metros.

Un perímetro que permitió a Javi Rodríguez llevarse el triunfo en un duelo para el que tenía una motivación especial, pero que distaba de la que muchos podían pensar. «Yo no quería ganar aquí porque fuera el Bilbao, Miribilla, mi exequipo o quien lo entrena sea amigo mío», comentó el técnico azul, quien prosiguió «queríamos ganar porque creíamos que en el partido de el Prat teníamos todo para poder hacerlo, pero no lo conseguimos, y el siguiente rival era el Bilbao, segundo partido fuera de casa, donde queríamos tener la oportunidad de disponer del último tiro para vencer».

Más

 

Fotos

Vídeos