Selección femenina

Los Juegos, «reto muy ambicioso» de las campeonas de Europa

La selección española femenina, durante su presentación oficial. /EFE
La selección española femenina, durante su presentación oficial. / EFE

Bajo el lema «Queremos más», el equipo de Lucas Mondelo inicia la cuenta atrás para el campeonato en el que su primer objetivo será el pasaporte al Preolímpico

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

«Cada verano peleamos por un objetivo, un reto, y el de este año, que es estar en los Juegos Olímpicos, es muy ambicioso», reconoció este jueves Silvia Domínguez, la tercera jugadora con más internacionalidades en la selección femenina (161 partidos) -sólo superada por Laia Palau (279) y Laura Nicholls (178)- que defenderá con España el título continental en Letonia y Serbia. En el tercer Eurobasket en el que España se presentará como campeona, dentro de un mes, no estará Alba Torrens (166 encuentros), al encontrarse lesionada, y Lucas Mondelo admitió que la jugadora balear «es insustituible», pero durante la puesta de largo de la selección el técnico de un equipo de leyenda destacó que «la ambición de este grupo no se discute», que «la base del grupo es muy parecida a la del Mundial (bronce en Tenerife)» y que «el cielo es el techo».

Bajo el lema «Queremos más», Lucas Mondelo quiso invertir, durante la presentación oficial de la selección que acudirá al Europeo (la lista de 17 deberá quedar reducida a 12), los dos objetivos de España con vistas al campeonato en el que debutará el 27 de junio, «porque uno va detrás del otro». «El objetivo principal es meterse en el Preolímpico. Si llegamos a cuartos y ganamos ese cruce ya estaremos en el Preolímpico y jugaremos por lo divertido y por lo bonito (las medallas), y si perdemos tendremos un partido más para entrar en el Preolímpico. Si te eliminan en octavos o antes de octavos ya no hay nada que hacer», recordó el seleccionador nacional, que advirtió de que «el Europeo (al primera fase contra Ucrania, Gran Bretaña y Letonia) es más difícil que el Preolímpico» y que si España llega a cuartos le tocará «con el grupo de la muerte, con Serbia, Bélgica, Bielorrusia y Rusia».

«En el equipo la ambición de medalla va intrínseca a él año tras año y es una consecuencia de, por lo que mientras que siempre estemos con esa mentalidad iremos bien. Los jugadoras están mentalizándose para el objetivo, que es ganar el partido, bien sea el de cuartos o sea, esperemos que no, el de quinto y sexto puesto, para ir a la Olimpiada de Tokio. Están pensando sólo en eso y una vez dentro del campeonato, depende de dónde estemos, pues venga... para arriba. Ojalá sea eso lo que pase», deseó Lucas Mondelo. «Empezar de cero cada vez nos funciona y este Europeo es diferente, porque tienes una clasificación para una Olimpiada y cada vez es un proyecto ilusionante», proclamó la capitana, la incombustible Laia Palau (39 años), que tras anunciar en 2015 que se retiraría tras los Juegos de Río 2016, ya no se pone fecha de caducidad.

«El año pasado estaba porque era el Mundial en casa, sentía esa responsabilidad y no quería perderme la fiesta. Ahora las cosas han cambiado un poco, porque he vuelto a la liga española (campeona con el Girona), en casa me he sentido más descansada y mientras esté a mi nivel y quieran contar conmigo... yo aquí me lo paso muy bien. Yo simplemente quiero estar aquí a día de hoy con las mejores garantías, porque los retos que tenemos por delante son muy exigentes y tenemos la responsabilidad de representar al deporte femenino», subrayó Laia Palau, que ya ni siquiera descarta Tokio 2020. «Todo lo que hago es porque me apetece y me encaja. Si son unos Juegos, son unos Juegos, pero primero... el Europeo. Hay que estar en los Juegos, pero todas, como equipo», reclama Laia Palau, mientras Anna Cruz no puede ocultar que «a todo el mundo le hace especial ilusión jugar unas Olimpiadas y una vez asegurado ese primer objetivo habrá que luchar por todo».

Tras un Mundial muy complicado que las chicas de Lucas Mondelo cerraron con éxito al subir de nuevo al podio (sexta medalla consecutiva), aunque Anna Cruz ni siquiera se acordaba este jueves de que España es la actual reina de Europa, la campeona de la WNBA, ahora jugadora del Dinamo de Kursk, proclama: «Nos va la marcha. Alba no viene, pero este equipo ha demostrado que a la hora de la verdad siempre da un paso adelante, como equipo, que es la clave». «Vamos a seguir divirtiéndonos, que es lo importante y lo que hace que este equipo sea un poco especial», prometió Anna Cruz antes de iniciar la concentración las defensoras del título.