Álex Rubiera y Rubén Suárez, juntos doce años después

Álex Rubiera y Rubén Suárez, juntos doce años después
Doce años separan estas dos imágenes, ambas tomadas en el Palacio, en las que aparecen Rubén Suárez y Álex Rubiera. / PALOMA UCHA

Álex Rubiera y Rubén Suárez reeditan para EL COMERCIO doce años después la fotografía que se hicieron juntos cuando el jugador del Teslacard Círculo era niño

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

La escena se produjo al término de un partido del extinto Gijón Baloncesto en el Palacio de Deportes hace más de una década. Álex Rubiera, un niño gijonés de apenas ocho años que estudiaba entonces en el Colegio de la Inmaculada, se preparaba para regresar a casa cuando su padre le preguntó si quería hacerse una foto con uno de sus ídolos del equipo, el capitán Rubén Suárez, que se encontraba realizando estiramientos y saludando a otros aficionados junto al banquillo visitante.

Rubiera creció y siguió jugando a baloncesto hasta alcanzar el pasado sábado un sueño: jugar en un equipo de su ciudad en categoría profesional. Rubén Suárez presenció su debut a pocos metros del punto exacto donde se fotografiaron juntos por primera vez.

EL COMERCIO reúne doce años después a Rubén Suárez y Álex Rubiera para reeditar su foto. El destino ha querido que sus vidas se hayan cruzado de nuevo en el proyecto del Teslacard Círculo Gijón, que se estrenó en LEB Plata con una victoria ante el Ávila. Rubén Suárez, ya retirado, ocupa el cargo de mánager general del club, mientras que Rubiera fichó este mismo verano por el equipo tras brillar en Liga EBA con el Gijón Basket el pasado año. Ambos coinciden al señalar que vivieron «un día especial» con el regreso al Palacio de Deportes del baloncesto profesional.

«Yo hace diez años era un niño que estaba en la grada y pedía fotos a jugadores como Rubén Y ahora soy yo el que está en la cancha. Para mí fue un sueño hecho realidad», explica Álex Rubiera, que firmó cinco puntos en su estreno en el equipo. Rubén Suárez, vivió al ambiente y la ilusión de la grada como una especie de déjà vu: «Me recordó tanto a mi época en el Gijón Baloncesto que casi entro en el vestuario y me cambio. Fue espectacular. Tener esa acogida y encima hacerlo con una victoria es lo mejor que podíamos esperar. Ojalá podamos seguir así», añade el gijonés.

Baloncesto profesional

Rubén Suárez asegura que en Gijón «había ganas de volver a ver baloncesto profesional». «Estar cerca de diez años lejos de la élite y ver que otras ciudades lo tenían era difícil. Ya se esperaba que saliera un club en la liga profesional en la que lo dejó el Gijón Baloncesto antes de desaparecer», explica. La imagen mostrada por el Teslacard Círculo en su debut invita al optimismo y ha significado un importante soplo de moral para la plantilla de cara al futuro inmediato.

«Íbamos con algunas dudas porque no sabíamos el nivel que iba a haber en la categoría, y de hecho aún no lo sabemos, pero la victoria nos vino muy bien. Ahora hay que seguir ganando e intentar asegurar el mayor número de partidos posibles en casa», admite Álex Rubiera. El conjunto gijonés tendrá hoy su segundo compromiso liguero de la temporada en la cancha del Club Baloncesto Tormes salmantino, el otro debutante de la categoría.

Rubiera, de veinte años, recuerda bien el momento en que se fotografió por primera vez con Rubén Suárez. «Fue muy amable y se portó muy bien conmigo», asegura. Ambos bromean al comparar la imagen de entonces con la actual, que tiene también un significado, según Rubén: «Estoy muy contento de que jugadores como él, que han salido de la cantera de Gijón, lleguen al equipo y puedan vivir todas las experiencias que he vivido yo aquí en el Palacio». El deseo del exjugador gijonés es que «se asiente la base y que poco a poco se vaya viendo un pabellón más lleno, con más gente y que anime con fuerza a estos jugadores», igual que hacía Álex Rubiera hace una década acompañado de su padre.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos