Victoria de prestigio en Bilbao

Victoria de prestigio en Bilbao

Los ovetenses sufrieron en el último cuarto para llevarse el triunfo y el basketaverage, después de dominar el partido durante 30 minutos

HUGO VELASCOBILBAO

La venganza se sirve en un plato frío, así es como el Liberbank Oviedo Baloncesto puede definir su gran triunfo, por 72-81, ante el Bilbao Basket en el arranque de la segunda vuelta de la LEBOro.

Ni la presión de un imponente Miribilla, ni los temores a repetirse la historia del encuentro de la primera vuelta, pudieron con la moral de los hombres de Javi Rodríguez, quienes se desquitaron por todo lo alto de la derrota en Pumarín. Puesto que los ovetenses recuperaron el basketaverage ante el equipo de Álex Mumbrú.

Una victoria que se fraguó durante los tres primeros cuartos, en los que el Liberbank se mostró muy superior al cuadro bilbaíno, el cual no tuvo reacción hasta el cuarto final, donde a punto estuvo de culminar una remontada de 21puntos.

Los hombres que dirige Álex Mumbrú tan sólo fueron por delante en el marcador con el triple de Jaylon Brown, con el que se abrió el partido. Precisamente el escolta norteamericano fue uno de los pocos jugadores locales que brillaron en la tarde de ayer.

El ecuador asturiano se gustaba sobre el parqué del Bilbao Arena, donde incluso se atrevía a desafiar a la mejor defensa de la LEBOro con dos alley oop consecutivos de Joey Van Zegeren a asistencia de Sergio Llorente, quien fuese clave en los compases finales del partido.

Precisamente un triple sobre la bocina del base madrileño cerraba el cuarto inicial con el 17-28 en el electrónico. El acierto desde la línea de 6,75 metros, en especial de Roope Ahonen, que superó las molestias físicas y fue el máximo anotador de los azules con 21 puntos, permitió a los de Javi Rodríguez alcanzar una renta máxima de 21 puntos en varias fase del segundo cuarto.

Esto provocó que en la retirada de los bilbaínos al descanso se escuchasen algunos pitos por parte de su afición, los cuales parecieron tener su efecto en la reanudación, donde los de Mumbrú firmaron un parcial de arranque de 6-0 en dos minutos. Pero ese ímpetu fue efímero, aunque el juego ovetense también decayó a lo largo del cuarto, manteniéndose las diferencias gracias a los triples de Ahonen.

La entrada en escena de Leonardo Demétrio en el cuarto final reactivo de nuevo al Bilbao, que con dos parciales de 10-2 llegó a poner a tan sólo un punto (66-67). La tensión se palpaba sobre la pista, donde incluso el tranquilo Arteaga tuvo un encontronazo con Brown.

Cuando peor parecía tenerlo el Liberbank, Llorente tomó las riendas del juego para poner la calma y certificar una victoria de quilates, que sitúa cuartos a los azules.

 

Fotos

Vídeos