BALONMANO

Alberto Lugones cumple su sueño

Alberto Lugones, en la mesa que realizó ayer en el Braulio García, entre José Luis Carril, anotador del Comité de Árbitros de la Federación, y el presidente de este, José Luis Fernández. /  PALOMA UCHA
Alberto Lugones, en la mesa que realizó ayer en el Braulio García, entre José Luis Carril, anotador del Comité de Árbitros de la Federación, y el presidente de este, José Luis Fernández. / PALOMA UCHA

El gijonés se convierte en el primer árbitro con discapacidad de España al estrenarse ayer en competición oficial en dos partidos de cadetes

J. L. CALLEJA GIJÓN.

Constancia y espíritu de superación. Alberto Lugones Zapico (Gijón, 2004) se ha convertido en el primer miembro del Colegio de Árbitros de la Federación de Balonmano del Principado de Asturias con discapacidad funcional. Hasta la fecha no se conoce ningún precedente en el resto de la geografía nacional, lo que supone toda una satisfacción para la territorial, que ayer vio cómo su nuevo componente se estrenaba de forma oficial en dos partidos de la competición autonómica.

El joven gijonés sufre una tetraparesia espástica que le afecta a los miembros superiores e inferiores. Ello le obliga a utilizar la silla de ruedas. Alberto Lugones, que estudia primero de la ESO en el módulo de integración del Colegio de la Asunción, se acercó al deporte este mismo curso gracias a la posibilidad que ofrece el Grupo a los socios con este tipo de dificultades.

En este sentido, Inés Rodríguez, responsable del Área de Diversidad Funcional en la entidad de Las Mestas, recuerda que «vino a nuestro departamento, visitamos con él varias actividades y le gustó finalmente el balonmano». Rodríguez se muestra muy contenta del estreno como árbitro de su pupilo porque «ahora disfruta del deporte desde otra perspectiva, que era lo que buscábamos».

Alberto comenzó a principios de temporada a ver partidos acompañado de Jorge Martínez, psicopedagogo grupista y exjugador profesional, con el que comenzó hacer de manera informal mesas. La posibilidad se trasladó desde el Grupo a José Luis Fernández, presidente del Comité de Árbitros de la Federación del Principado, quien se mostró encantado de darle la oportunidad.

El que fuera 'trencilla' en Asobal varias décadas afirma que «me pareció una idea fantástica hacer por primera vez una actividad de tipo inclusivo y le adaptamos el curso de anotador-cronometrador para que realizase esta función». Alberto Lugones desempeñó ayer en los partidos de cadetes Grupo-La Cañada Real y Grupo-Codema la labor de llevar el tiempo, el control de los goles (marcador) y los cambios reglamentarios con total normalidad. El responsable de los árbitros asturianos se suma a la ilusión del joven gijonés y espera con el tiempo que «lleve mesas de partidos en categoría nacional». «Ya quisiera tener yo más árbitros con el interés que tiene él», hace hincapié.

«Tremendamente felices»

El sueño que cumplió Alberto Lugones fue vivido con pasión y entusiasmo desde la grada por sus progenitores, quienes siguieron muy de cerca su debut en los dos encuentros oficial. Mariano, su padre, que estuvo acompañado de su esposa María del Mar, explica que «conseguimos algo impensable, pero a base de tesón y superación lo ha logrado, por lo que estamos tremendamente felices».

Al estreno de este joven componente del Colegio de Árbitros ayer en el Braulio García se sumó también Manuel García de la Cámara, presidente de la Federación del Principado, quien se mostró «muy satisfecho» por este nuevo árbitro.