Coke quiere la revancha en La Magdalena

Coke posa con un balón en una de las porterías del polideportivo de La Magdalena. /  OMAR ANTUÑA
Coke posa con un balón en una de las porterías del polideportivo de La Magdalena. / OMAR ANTUÑA

«Tengo muchas ganas de vivir a pie de cancha las sensaciones que tuve en Luanco el pasado fin de semana, va a ser espectacular» Portero del Toscaf y vicepresidente del Villa de Luanco, espera dar «la campanada ante nuestra gente»

SANTY MENOR AVILÉS.

A Jorge González todo el mundo lo conoce como Coke. Llegó al Cafés Toscaf Atlética Avilesina procedente del Villa de Luanco hace cinco temporadas y hace unas semanas ha renovado su compromiso con el club, por lo que alcanzará seguro las seis. Ha compartido portería con metas de la talla de Sergio Rozada pero, afincado en Luanco y colaborando en el negocio familiar, se ha erigido por méritos propios como uno de los porteros más destacados de la historia reciente del club.

Cuenta con el cariño de la grada merced a su compromiso y a sus buenas rachas de paradas imposibles y este fin de semana espera que no quepa «un alma» en La Magdalena, polideportivo «al que ha venido mucha gente a lo largo de la temporada y estoy seguro de que viviremos un ambiente espectacular en la fase». Será la primera que dispute como jugador a División de Honor Plata, después de organizar la de Primera Nacional como vicepresidente del Villa de Luanco, cargo que ocupa desde hace dos años.

«Lo hago por echar una mano al equipo del pueblo. Hacía falta gente y no quería dejarlos de lado. Llevo dos años y parece que el club va tirando para arriba, como se ha visto el pasado fin de semana, con todo Luanco volcado con el Villa en la fase de ascenso. Tengo muchas ganas de vivir a pie de cancha las sensaciones que tuve desde la grada», sonríe.

Pluriempleado, las tareas de Coke no acaban ahí. Lleva diez años organizando el torneo de balonmano playa de Luanco, que tendrá lugar un verano más del 21 al 23 de junio y agotará seguro el límite de inscritos, fijado en «77 equipos, porque ya no podemos abarcar más», y además dirige al equipo alevín femenino del Quirinal. «La verdad es que no, no me aburro mucho», bromea.

En cualquier caso, ahora mismo lo único que ocupa su mente es la fase de ascenso a División de Honor Plata, que el Toscaf Atlética disputará la friolera de diecisiete años después, y además como anfitrión. Coke está viviendo los días previos «con la intriga de qué pasará. Los nervios están ahí, aunque yo creo que los notaré más que nunca cuando entre en la cancha y vea La Magdalena como creo que va a estar. Nos tocan equipos fuertes y tengo la incertidumbre de lo que va a pasar, de si nos van a salir bien o mal las cosas».

Con todo, el guardameta luanquín tiene claro que «haber llegado a la fase es un premio del que tenemos que disfrutar. La presión será la misma que tuvimos en la liga regular, más un sueño que un objetivo, y espero que los nervios no nos jueguen una mala pasada, no juguemos con precipitación y podamos dar la campanada y ganar algún partido». Si llegan las victorias, la dedicatoria principal está clara: «A Monchu, que bajo mi punto de vista estaba haciendo una temporada espectacular, después de estar todo el año prácticamente solo debido a la lesión de René. Se lesionó en el momento menos oportuno y ojalá le podamos dedicar algún triunfo este fin de semana».

En el plano personal, Coke cree que «he realizado una temporada bastante buena» y para el Toscaf es fundamental que el luanquín está a su mejor nivel, pues las porterías muchas veces marcan el devenir de encuentros tan igualados como los que se esperan desde mañana.