El lleno en los tres partidos del equipo avilesino se da por seguro

N. G. AVILÉS.

La directiva de la Atlética Avilesina tiene que echar horas extras, sin fichar claro, en los aspectos organizativos, contando eso sí con el apoyo de una Fundación Deportiva Municipal con demostrada solvencia en estas lides. Solo la reducida capacidad y posibilidades de proponer alardes en el añejo polideportivo de La Magdalena, condiciona la dimensión de esta fase de ascenso.

Y es que la del Toscaf Atlética es una apuesta puramente deportiva en busca de un ascenso que se entiende muy necesario para el escuálido deporte competición de esta ciudad. Apuesta correspondida al cien por ciento en el Ayuntamiento de Avilés, que ha asumido prácticamente al completo el coste de organizar esta fase de ascenso a División de Honor Plata. Al cambio, unos 25.000 euros que se darán por bien invertidos si el equipo de Juan Muñiz da el salto. Y si no lo consigue también porque alguna vez hay que arriesgar por los equipos avilesinos que se lo han ganado en la cancha.

La Magdalena tiene una capacidad limitada a 836 butacas en la grada, más la zona de palco. El club pone a la venta 700, dejando las restantes para invitaciones y medios de comunicación, mientras se habilitará el tramo de grada a la izquierda del acceso para los menores, que no pasarán por taquilla. A todo eso hay que sumar los aficionados cuyo hábito es ver los partidos de pie junto a la barandilla, por lo que el total de asistencia puede alcanzar el millar, al menos en las tres citas del Toscaf.

La venta de los abonos de 20 euros para las tres jornadas, marcha a buen ritmo y ya se han comprometido los solicitados por los tres rivales del Toscaf, que no van a estar solos. El Xiria ha solicitado 129, el Sarriá 102 y el Algemesí 40. Los días de partido se pondrán a la venta las entradas sobrantes a 10 euros. El total de visitantes incluyendo los integrantes de los tres equipos será unos trescientos, que desde el viernes se dejarán ver por la villa.