Alejandro Valverde: «Tenía que darlo todo por ellos»

Sagan, que admira a Valverde, le entregó la medalla. / EFE
Sagan, que admira a Valverde, le entregó la medalla. / EFE

El ciclista murciano que se convirtió este domingo en nuevo campeón del mundo de ciclismo, repartió la medalla de oro entre sus compañeros de selección

J. G. P.

A Alejandro Valverde, hijo de un camionero loco por las bicicletas, el ciclismo siempre le ha parecido fácil. Algo divertido. Cuando aún no había cumplido 30 años, sus compañeros de entrenamiento le admiraban. Se arrodillaban a su paso.

«Era diciembre. A Alejandro le habían ordenado parar, estar un mes sin entrenarse para descansar y preparar bien el asalto al Tour. Pero se saltó la orden. No se sentía a gusto sin su bici. Y una mañana salió a dar una vuelta con nosotros, que ya estábamos en forma para el Tour Down Under. Fuimos a subir la Cresta del Gallo y nos dejó atrás a todos. Entonces se quedó tranquilo y volvió a sus vacaciones», contó hace ya mucho José Joaquín Rojas. Por cosas así decía 'Purito' Rodríguez que él de mayor quería «ser como Alejandro».

Valverde fue campeón de España juvenil en ruta y en pista, y ganó la Copa de España sub 23. Imparable. Le apodaban 'el imbatido'. En el Tour de 2005 batió a Armstrong en la cima de Courchevel. Aquel destello le hizo empeñarse aún más en ganar una de las pocas carreras que no ha estado a su alcance, el Tour. La otra era el Mundial. Hasta ayer.

«Ya lo he hecho todo en el ciclismo», declaró al bajar del podio de Innsbruck. Le entregó la medalla su antecesor en el trono del arcoíris, Peter Sagan. El eslovaco le admira. Diálogo entre mitos. «Sagan me ha dicho que de no ganar él, prefería que ganara yo, que yo le relevara en este título», comentó el ciclista murciano.

«Ya me puedo retirar tranquilo..., aunque ahora que voy a estar con este maillot un año tendré que lucirlo, ja, ja», dijo, tan feliz como emocionado. «Todo lo que venga a partir de ahora es un regalo. De hecho, todo después de la caída en el Tour 2017 ya era un regalo. Llegué a pensar que allí se había acabado mi carrera. Y ahora soy campeón del mundo». Con 38 años y un año más de contrato con el equipo Movistar, le queda, asegura, «tiempo para dejar el ciclismo».

Valverde repartió la medalla de oro entre sus compañeros de selección. «La selección ha sabido en todo momento qué hacer. Me han aportado mucha tranquilidad. A la concentración de Granada llegué muy cansado tras la Vuelta. Pero estar allí me vino bien. Encontré un ambiente familiar. En el sprint tenía que darlo todo por ellos». Un oro en ocho pedazos.

Más información

 

Fotos

Vídeos