Una clásica ciclista para todos los públicos

Alfonso Gutiérrez, Chechu Rubiera, Francisco 'Cuco' Heredia y Lorena Menéndez Fombona, durante la charla que presentó el periodista Víctor Robledo. / JORGE PETEIRO
Alfonso Gutiérrez, Chechu Rubiera, Francisco 'Cuco' Heredia y Lorena Menéndez Fombona, durante la charla que presentó el periodista Víctor Robledo. / JORGE PETEIRO

La Marcha Cicloturista Villa de Gijón arranca esta mañana a partir de las 9.30 horas con una participación récord

A. MAESE GIJÓN.

La lluvia dará tregua, según los pronósticos, para que los más de 400 inscritos en la Marcha Cicloturista Villa de Gijón puedan disfrutar de una nueva edición de esta prestigiosa prueba que comenzará esta mañana en el complejo deportivo de Las Mestas a partir de las 9.30 horas.

Después de un sábado pasado por agua, parece que durante las casi seis horas que durará la marcha el cielo estará cubierto, pero no mojará el asfalto. Sin duda es la mejor noticia para unos ciclistas que se han pasado la semana pendientes del cielo y esperando que la lluvia cesara para poder rodar con tranquilidad por el nuevo recorrido diseñado por la organización para dar mayor espectacularidad a la prueba.

Desde ayer a las 16 horas, la mayor parte de los inscritos han recogido los dorsales en las oficinas del Complejo Deportivo de Las Mestas. Un goteo continuo de participantes que, como mínimo, completarán los 66 kilómetros que forman el trayecto corto de esta nueva edición de la Villa de Gijón.

Antes de realizar la parada para el avituallamiento, el pelotón subirá las rampas de la Playa España. En este tramo es donde tiene pensado 'atacar' Chechu Rubiera. Al menos así lo dejó caer, en tono bromista, ayer durante la charla-coloquio que tuvo lugar en el Hotel Tryp Rey Pelayo. «En los primeros kilómetros voy a ir a por ti», comentó Rubiera a Alfonso Gutiérrez entre risas.

Una vez superadas las primeras rampas de la mañana, el grupo pondrá rumbo hacia el restaurante El Pinal, donde se reagrupará a todos los participantes para reponer fuerzas. Será entonces cuando los ciclistas inscritos al trayecto corto regresarán al complejo deportivo de Las Mestas, mientras que el resto del pelotón ascenderá el Curbiellu antes de enfrentarse a la primera gran subida de la prueba.

La Fumarea es uno de los grandes alicientes para los más exigentes. Por primera vez, se cronometrarán los nueve kilómetros de subida. En ellos se verá qué participantes están más fuertes dentro de los más de 400 que se han apuntado a la cita. Tras las primeras rampas con cierto porcentaje, el grupo pondrá rumbo hacia San Martín de Huerces. Será la segunda zona en la que se cronometrarán a los ciclistas que se hayan apuntado al recorrido largo de 104 kilómetros.

A los pies de la subida, los inscritos al trayecto de 99 kilómetros tomarán el camino hacia Mareo para esperar a los deportistas que probarán sus fuerzas en la dura subida de Huerces.

Una vez que el último corredor llegue a la zona habilitada para reagrupar al pelotón el camino hacia Las Mestas será por la ciudad.

La fiesta del ciclismo en Gijón está asegurada. El pelotón de 411 ciclistas está preparado para llenar de color los tres recorridos que se han creado para dar mayor espectacularidad a una prueba más que consolidada.

Más

 

Fotos

Vídeos