Dani Navarro abandona el Giro con varias fracturas

Dani Navarro, ya en el hospital, donde fue sometido a pruebas. / KATUSHA
Dani Navarro, ya en el hospital, donde fue sometido a pruebas. / KATUSHA

El corredor gijonés se vio implicado en una caída múltiple de la que sacó tajada Richard Carapaz, recientemente ganador de la Vuelta a Asturias

J. A. G. GIJÓN.

Richard Carapaz ganó la cuarta etapa del Giro de Italia, con sus 223 kilómetros entre Orbetello y Frascati una de las más largas de la presente edición de la ronda italiana. El corredor de Movistar se impuso a un pequeño grupo de corredores que se generó por una caída a seis kilómetros de meta que ocasionó cortes en el pelotón antes de una subida suave (con un desnivel del 4 al 5% de media) en los dos últimos kilómetros. Uno de los ciclistas que se llevaron la peor parte en la montonera fue el gijonés Dani Navarro, que tuvo que abandonar la ronda italiana con varias fracturas y una contusión pulmonar.

El escalador asturiano fue trasladado al hospital de Tor Vergata (Roma) donde le diagnosticaron la fractura de la clavícula derecha y tres costillas, lo que le ocasionó según informó la organización una «contusión pulmonar con hemotórax con hemoptisis y un neumotórax en la parte superior e inferior del pulmón». Según el parte médico, el ciclista del Katusha, que afrontaba muy ilusionado el Giro de Italia, con la perspectiva incluso de luchar por un triunfo de etapa, se encuentra estable y permanecerá en la unidad de cuidados intensivos.

El reciente ganador de la Vuelta a Asturias atacó con fuerza a 450 metros de meta dentro de un grupo de ocho corredores y aguantó hasta la línea para levantar los brazos por delante del australiano Caleb Ewan. El esloveno Primoz Roglic no solo conservó la 'maglia' rosa de líder, sino que amplió su ventaja, ya que Nibali y Simon Yates perdieron 18 segundos, Mikel Landa 43 mientras que Tom Dumoulin fue el principal afectado por la caída entre el grupo de favoritos y entró en meta a más de cuatro minutos de Carapaz. «Me he quedado sin opciones de luchar por la general», reconoció en la línea de meta. Su rostro contrastaba con la felicidad del ecuatoriano. «Sabía que venían varios hombres rápidos en ese grupo, pero he buscado mi oportunidad, a 600 metros he arrancado con todo aunque he tenido que apretar hasta el final porque venía Ewan con todo», explicó.