Nibali dinamita el Giro en los Alpes

Nibali, durante la celebración por su victoria de etapa. /
Nibali, durante la celebración por su victoria de etapa.

Un ataque del italiano coloca a Chaves de líder tras las caídas de Kruijswijk y Zakarin

COLPISA/AFP

Un ataque de Vincenzo Nibali en los Alpes dinamitó el Giro porque dio la vuelta a la clasificación con el triunfo del italiano en la estación francesa de Risoul. El pelotón recorrió 162 kilómetros, con la subida al Puerto de Agnel (21 kilómetros de subida al 6,8% de pendiente media), cuya cima supera los 2.700 metros de altitud entre muros de nieve en la cunetas, donde el ruso Zakarin sufrió una grave caída que le costó el abandono y se vio otra del neerlandés Steven Kruijswijk, que le dejó sin liderato. Nibali atacó en el ascenso y gracias al trabajo del Astana, especialmente Michele Scarponi, pudo saborear un triunfo de etapa con lágrimas en los ojos.

Más información

Llevaba controlada la situación Kruijswijk, puesto que respondió con solvencia a todos los ataques sufridos en la ascensión al Puerto de Agnell, pero la caída lo cambió todo. Descolgado, intentó alcanzar al grupo de Alejandro Valverde, pero terminó a 4'53''

En la subida final, más corta pero más empinada (12,9 kilómetros al 6,9 %) hasta Risoul, Nibali dejó atrás a su compañero de escapada, Johan Esteban Chaves, que entró a 53 segundos aunque es el nuevo líder. El ciclista colombiano tiene ahora 44 segundos sobre Nibali de cara a la decisiva etapa del sábado. Steven Kruijswijk completa el podio y Valverde, que cruzó la meta a 2'14'' cae hasta la cuarta posición.

No obstante, los cuatro primeros de la general se encuentran en menos de dos minutos, por que en la penúltima etapa, también alpina, se podría dar de nuevo un vuelco.