Innovación y leyenda para aclarar la Vuelta

Innovación y leyenda para aclarar la Vuelta
El aficionado Alejandro Pérez Albuerne, en uno de los momentos más duros de Les Praeres. / IMANOL RIMADA

La exigente etapa de hoy entre Candás y la Camperona será la primera toma de contacto del pelotón con Asturias

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

El crujido de las cadenas de bicicleta se mezcla a menudo desde hace unos meses con el ruido de los cencerros en Les Praeres. Las vacas que pastan en la campera se han acostumbrado ya a la visita de cicloturistas que acuden a Nava para comprobar si la dureza de la inédita ascensión de la Vuelta a España está a la altura de las expectativas creadas en el mundo del ciclismo antes de la llegada del pelotón.

Seguramente algo similar sucedió en mayo de 1983 a solo cuarenta kilómetros en línea recta de allí, en los Lagos de Covadonga, donde Marino Lejarreta inauguró el historial de una ascensión convertida ya en leyenda. En este 2018, la organización de la gran ronda española ha apostado por la mezcla entre innovación y leyenda para su paso por Asturias, con un tríptico de etapas que marcará el desenlace de la edición más igualada de los últimos años.

Los aficionados asturianos podrán disfrutar durante tres jornadas del pelotón profesional. Los platos fuertes quedan reservados para mañana y el domingo, con los finales en Les Praeres y en los Lagos de Covadonga, respectivamente, aunque hoy ya habrá un importante aperitivo en un día no menos importante para el desarrollo de la carrera. La etapa saldrá de Candás a las 11.30 horas y cruzará Asturias de norte a sur durante cien kilómetros antes de cruzar por el Puerto de Tarna la frontera hacia León.

Los corredores pasarán por Gijón, con un recorrido por las calles Simón Bolívar, Avenida Juan Carlos I, Bertolt Brecht, Avenida de los Campones, Avenida Príncipe de Asturias, Avenida Gaspar García Laviana, Río Muni, Avenida Schulz y Pintor Manuel Medina. El Alto de La Madera será la primera exigencia montañosa del día. Posteriormente pasarán por Noreña, Sama de Langreo, Pola de Laviana y Rioseco. La meta en el durísimo puerto de La Camperona -con rampas que superan el 19%- puede marcar las primeras diferencias del fin de semana.

Mañana será el gran día de Les Praeres. Se trata de una de las tres cimas inéditas de la presente edición, junto al puerto granadino de Alfacar y el Monte Oiz vizcaíno. La festividad del Día de Asturias multiplicará la afluencia de espectadores a Nava, que vivirá la cita deportiva más importante de su historia. En este caso, el pelotón realizará el camino inverso al del día anterior, con salida en la localidad leonesa de Cistierna y entrada en Asturias a través del Puerto de San Isidro. Antes de llegar a Les Praeres, los corredores se encontrarán dos ascensiones de primera categoría -Alto de la Colladona y Alto de la Mozqueta- y una de tercera -la Faya de los Lobos-.

Les Praeres ha sido definido como un L'Angliru en miniatura por varios de los profesionales que han inspeccionado sus rampas. Javier Guillén, director de la Vuelta, quedó prendado del puerto el pasado verano, cuando fue invitado a leer el pregón del Festival de la Sidra. La organización de la carrera, el Ayuntamiento de Nava y los responsables del Club Ciclista Navastur han trabajado a contrarreloj desde entonces para que Les Praeres pudiera acoger el final de una etapa en esta edición.

Se trata de una ascensión corta, pero tremendamente explosiva. En apenas cuatro kilómetros, los corredores superarán 500 metros de desnivel, con una pendiente media del 12,5 por ciento y rampas que llegan hasta el 17 por ciento en su tramo más duro.

La Vuelta se despedirá de Asturias el domingo con otra etapa para la historia. Será la vigésimo primera ocasión en que la ronda española tenga un final de etapa en los Lagos de Covadonga. El colombiano Nairo Quintana tendrá la ocasión de reeditar su victoria de hace dos años, con la que consolidó su triunfo final en aquella edición. La jornada se presenta con aún más dureza que la anterior. El pelotón saldrá de Ribera de Arriba y pasará por La Felguera, Carbayín Alto, Colunga, Arriondas y Cangas de Onís. La doble ascensión al Mirador del Fito, de primera categoría, puede convertirse en un filtro de favoritos antes de enfilar los Lagos.

La última semana de la Vuelta tiene reservadas etapas importantes, como la decimoséptima, con final en el Monte Oiz, o la decimonovena, que termina en Andorra. En cualquier caso, el desenlace de la carrera quedará muy condicionado por lo que suceda este fin de semana en Asturias, con la tradición de los Lagos de Covadonga y el misterio de Les Praeres como jueces.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos