La historia de Justin Jules, el ciclista que mató a su padrastro, alcohólico y maltratador

La historia de Justin Jules, el ciclista que mató a su padrastro, alcohólico y maltratador

EL COMERCIOGijón

El viento que marcó la primera etapa de la Vuelta a Aragón trajo la historia de su ganador, Justin Jules, ciclista francés de 32 años hijo de Pascal Jules, aquel corredor que fue gregario de Laurent Fignon, Greg Lemond y Marino Lejarreta, y que falleció con 26 años en un accidente de tráfico en 1987. Dejó viuda y dos hijos. Justin tenía apenas 13 meses. Creció y fue condenado a tres años de cárcel por matar a su padrastro, que maltrataba a su madre y a los dos hermanos.

Pascal Jules era un buen ciclista. De los que hacen faltan para sostener a los líderes en un equipo. Llegó a ganar una etapa en el Tour. Cyrille Guimard le eligió para escoltar a Fignon. Pero no acabó bien con el técnico galo y fichó por el Seat-Orbea, donde la estrella era Marino Lejarreta. Tras un partido de fútbol benéfico, Pascal Jules regresaba a casa cuando sufrió el accidente en el que perdió la vida. Su viuda se quedó con dos hijos pequeños. Y, con el tiempo, trató de rehacer su vida con un británico aficionado al alcohol.

La familia se volvió un infierno. Según el relato judicial publicado en la prensa belga, el joven Justin Jules, que ya tenía 18 años, escuchó gritos en la planta baja de la casa donde vivían. Acudió y vio a su madre atemorizada y a su padrastro, ébrio, golpeando a su hermano mayor. Entre los dos jóvenes sacaron al agresor de la casa. Justin le golpeó con una barra en la cabeza. El padrastro murió. Justin llamó a la policía y se entregó. Fue condenado a tres años de prisión. Al salir de la cárcel ya había decidido ser ciclista como su padre.

Esa tormentosa biografía retrasó su debut, pero ha logrado tener un palmarés en carreras de segundo nivel e incluso la victoria en el G. P. La Marsellesa. A ese currículo se suma la primera etapa de la Vuelta a Aragón, que tuvo en fuga a los vizcaínos Txomin Juaristi (Fundación Euskadi) y Mikel Ugarte (maquinista del tranvía de Bilbao), y que concluyó en Calatayud con un sprint en el que Justin Jules pudo con Thomas Boudat y Eduard Prades.