A Landa le salen las cuentas

Corredores del Movistar, listos en la rampa de salida de Cholet. /  EFE
Corredores del Movistar, listos en la rampa de salida de Cholet. / EFE

El BMC gana la contrarreloj por equipos en el Tour de Francia tras la que el alavés y Valverde se mantienen por delante de Froome

J. GÓMEZ PEÑA CHOLET.

En la rampa de salida de Cholet, los ocho ciclistas del Movistar compartían ese suspiro que lanzan los acróbatas antes de un salto sin red. La contrarreloj por equipos es la etapa más estresante. Cada escuadra es una orquesta. Si alguien desafina, todo chirría. Mikel Landa no es un especialista en esta disciplina, la que más le penaliza. Para los escaladores es una tortura, física y mental. Siempre parten con la duda de si serán capaces de responder en territorio tan hostil. Por eso, al alcanzar la meta tras los 35,5 kilómetros del recorrido, se relajó. Acudió rápido a saludar y felicitar a sus compañeros.

La victoria de etapa fue para el BMC de Porte y el nuevo maillot amarillo del Tour, Van Garderen, el campeón olímpico. Un belga al frente de la gran carrera gala justo antes de la semifinal Francia-Bélgica del Mundial de fútbol. ¿Será una señal? Francia traga saliva. El BMC le quitó cuatro segundos al Sky de Froome, nueve al Scott de Yates, 11 al Sunweb de Dumoulin, 35 al Education First de Urán, 51 al Astana de Fuglsang, 53 al Movistar de Landa, Valverde y Quintana, 1.06 al Bahrain de Nibali y 1.15 al Lotto de Roglic y al Ag2R de Bardet, el peor parado en Cholet.

Aunque Van Avermaet manda en la clasificación general, el líder real es Geraint Thomas, la segunda baza del Sky. El galés le saca ocho segundos a Dumoulin, 32 a Urán, 47 a Majka, 49 a Fuglsang y Porte, y 50 a Zakarin, Valverde y Landa.

El alavés y el murciano tienen por detrás a Froome, a dos segundos, a Adam Yates (a 7), a Nibali (a 13), a Bardet (a 22) y a Roglic (a 22). Tras esquivar las caídas de las dos primeras jornadas, a Landa le salen las cuentas en este inicio del Tour. «Mejor no podía ir», resumió, mientras se le descolgaban por la barbilla las últimas gotas del sudor de la contrarreloj. Faltan litros por derramar. De sudor frío estos días de tensión que vienen y de sudor hirviente en la montaña.

Aunque ya suma tres etapas, «el Tour no empezará hasta Roubaix», hasta que pase la jornada de pavés del domingo. Eso repite Unzúe, mánager del Movistar. Quedan aún seis días para salir con vida del viento, las rotondas, las caídas y esos adoquines.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos