CICLISMO

El Movistar confía en recuperar a Landa para el Mundial de Innsbruck

J. G. P. MADRID.

Sin Mikel Landa, la Vuelta a España pierde a uno de sus grandes animadores. Y sin el escalador alavés, el Movistar queda en manos de Nairo Quintana, que lleva tiempo sin alcanzar su mejor nivel, y del ecuatoriano Richard Carapaz, una de las revelaciones de pasado Giro.

Landa, con una vértebra rota y dos costillas fracturadas, ha visto cómo la caída en la Clásica de San Sebastián le ha impedido estar en la ronda española. Tenía ya la espalda machacada por aquel tropiezo que le lastró en el Tour. Y el golpe en la Klasika ha sido la puntilla. Ahora, su meta es recuperarse para estar el 30 de septiembre en el Mundial de Innsbruck, hecho para escaladores como él.

«Mikel Landa y Movistar Team han acordado posponer el regreso competitivo del corredor alavés, quien finalmente no tomará la salida el próximo sábado en la 73 edición de la Vuelta Ciclista a España», anunció ayer el equipo Movistar.

Fracturas y golpes

Como consecuencia de una fractura de la apófisis espinosa de la vértebra lumbar L1 y de una fractura costal sin desplazamiento en el lado derecho producidas por una caída en la Clásica de San Sebastián, Mikel Landa «sufre todavía dolores». A eso se suman «las molestias ocasionadas por el golpe anterior sufrido en la novena etapa del Tour de Francia, lo que ha aconsejado su ausencia en el ocho telefónico», añadió el equipo español.

«Hemos luchado por todos los medios, durante estos 15 días, para que Mikel pudiese alcanzar a tiempo un alto grado de recuperación, pero no ha sido posible», señaló el mánager general de Movistar Team, Eusebio Unzué.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos